Melquisedec: Muchos serán los Llamados, pero pocos los Escogidos

Maestro Ascendido Lord Melquisedec

Maestro Ascendido Lord Melquisedec

¡Saludos a todo el que lea este mensaje!

Soy Melquisedec, el que es llamado el Anciano de los Días por algunas culturas, el Eterno Servidor por otras, además de otros nombres por los que se me conoce.

Desde tiempos inmemoriales, las hordas del mal han tratado de vencer la armonía y el buen hacer de los servidores de la luz, y lo han intentado de muchas y diversas maneras.

En su ignorancia, han pretendido siempre contradecir la Voluntad del Eterno, como si alguien perteneciente a Su Creación pudiera hacerle sombra o crearle dificultades.
Eso es ciertamente imposible, pues hasta los que se vuelven contra Él, Dios se lo permite para que se cumplan Sus designios, y a través de los trastornos que esos seres oscuros ocasionan, otros que están en su proceso de aprendizaje puedan aprender a elegir de bando.

Al final todos son arrastrados, no, mejor conducidos hasta el centro de equilibrio, el camino del medio, el Tao, la Divina Armonía, el concepto ancestral del Todo, el Nirvana, el Paraíso, la comunión ulterior con el Creador.

También lo serán los seres que ahora están luchando contra la Luz.

En estos tiempos de crecimiento espiritual, y también de olvido del Cristo, de Buda y de Alá, del Gran Espíritu y de Jehová o Yahvé, las almas se dirigen por iniciativa propia hacia el lado al que deciden estar, o al de la luz o al de la ignorancia, al de la sabiduría o al del interés propio, al del amor o al del odio, al de la cooperación o al de la desesperación.

Mi pregunta para ti, hijo, es ¿hacia cuál estás dirigiendo tus pasos?
Bien, si está leyendo esta comunicación, esta canalización como el hombre la llama ahora, es señal de que has optado por la Luz; de lo contrario ni siquiera repararías en mis palabras, ni te molestarías en saber lo que quiero decirte, mi amado.

No obstante, y como está escrito, “muchos serán los llamados, pero pocos los escogidos“. A muchos los llamará Dios a Su lado, pero la inmensa mayoría decidirá posponer el llamado y el compromiso de seguir activamente la misión que él determine para esa persona, recreándose en la satisfacción de sus sentidos o en la búsqueda de comodidades, aduciendo que “ya habrá tiempo de dedicarme de lleno a mis responsabilidades con mi misión, aún soy joven y quiero vivir la vida”.

¿Te puedes hacer una idea de cuántos hay que piensan así? Pues son incontables, muchísimos. Y eso, queridos, es algo que nos entristece.

Son muy pocos los que deciden comprometerse. Y aún entre los que deciden aceptar ese compromiso, la gran mayoría lo hace buscando una recompensa, o el reconocimiento de los demás. Muy pocos, poquísimos, lo hacen con un corazón sencillo, humilde y desinteresado, por el simple hecho de ayudar al Supremo Creador en Su Plan Divino.

Soy de la opinión de que todos los que se han comprometido, lo han hecho porque han recibido, de alguna manera, un atisbo (por tenue que sea) de la grandeza y la magnificiencia del Innombrable, y ellos se sienten más bien en deuda con Él por haber puesto Su confianza en ellos.

Se ven pequeños, como una caña al viento, indefensos y extremadamente vulnerables, porque su especial sensibilidad los hace así, y necesitan contínuamente de nuestra guía y la de su voz interior, para saber que están siendo guiados y que sencillamente no se han vuelto locos.

Pero no, muy lejos de estar locos, en realidad están bien anclados en el buen camino, que les conducirá a la dicha y la bienaventuranza eterna.

Son los que en su ceguera piensan sólo en sí mismos y en su propio placer, los que caerán en depresión y en desesperación en multitud de veces, y suyo será el remordimiento y el “crujir de dientes” cuando comprendan que perdieron su tiempo y su oportunidad en esta encarnación, por buscar únicamente su propia satisfacción y no la del bien común, que es lo que desea Dios nuestro Señor.

Busca, pues, la manera en que puedes cooperar en el bien común, haciendo uso de los talentos y destrezas que Dios te ha otorgado a tal fin.

Mis bendiciones para todos vosotros, los que habéis acudido al llamado, y los que estáis volcados a la búsqueda exclusiva de vuestro propio placer.

Mi Amor, como reflejo que soy del Creador, es para todos por igual, como la luz del sol que les llega a todos por igual, hagan lo que hagan y piensen como piensen.

En la Luz, el Amor y el Poder del Dios vivo,
Melquisedec.

Fuente: Melquisedec
Canal: Kris-Won
http://www.hermandadblanca.org

.

PD: Si esta información te resonó estudiala y conservala; sino desechala. No crean todo lo que leen, busquen en sus corazones el indicio y la vibración que les confirme la verdad y el sentido de las afirmaciones que aquí y en otros lados se realizan! Recuerden que dentro de uds. está toda la sabiduría necesaria!


“Señor … enséñame a permanecer calmadamente activo y activamente calmo. Haz que pueda ser un príncipe de paz sentado en el trono de la serenidad gobernando el reino de la actividad”. Paramahansa Yogananda.

About Pedro

En la busqueda de mi mismo...
This entry was posted in Canalizaciones and tagged , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.