El Niño Interior

niño_interior1

¿Qué es el Niño Interior?

Es el conjunto de todas nuestras potencialidades en estado puro, que nos habrían de permitir atraer la realización en todas las áreas de la vida. Cuando ocurre que en una o varias áreas no conseguimos vivir plenamente, hablamos del Niño Interior Herido.

Cuando ocurre que en una o en varias de estas áreas, no conseguimos vivir con plenitud, estamos ante un caso de Niño Interior Herido. Ocurre que la persona que tiene un Niño Interior Herido revive una y otra vez, los mismos sentimientos de amargura, vacío, desilusión, tristeza, rencor, miedos, desconfianza, etc. en el área o áreas que tiene afectadas. Tropieza una y otra vez con la misma piedra.

La causa de que esto sea así, radica en las vivencias emocionales que vivimos desde que fuimos concebidos en el vientre de nuestra madre hasta la edad de 9 ó 12 años, -en que pasamos de la mente concreta y autocentrada en el Yo, a la mente abstracta- en relación a las emociones que nos suscitaban nuestros padres y mentores, de modo que sin darnos cuenta, grabamos en el inconsciente sentimientos, actitudes, creencias, en definitiva introyectos, correspondientes a cada una de esas ocho áreas.

Con el tiempo esos introyectos, fueron generando la realidad en la que vivimos, y todo lo que nos ocurre en la actualidad, -hasta que uno no desaprehende lo aprehendido- consecuencia del modo en que sentimos debían de ser nuestras emociones en cada una de esas áreas, que es lo que luego las personas que aparecen en nuestras vidas se encargan de actualizarnos.

En la medida que la persona transcurre por el proceso de Recuperación de su Niño Interior, deja de afectarle esas emociones, comienza a sanar en primer lugar la relación consigo mismo, y después con cada una de las personas que integran las áreas afectadas: parejas, padres, amistades, jefes, etc.

Para ello aprende a hacerse cargo de lo que hasta ahora proyectaba en los demás, en vez de culpabilizarles de su desgracia, aprende a ver que es lo que le despiertan los demás y a sanar esa vieja espina que reaparece una y otra vez, aunque cambien las personas que se la suscitan.

¿En que consiste el Proceso para Recuperar el Niño Interior? (RNI)

El proceso es sencillo, pero requiere de tres aspectos fundamentales: disposición, voluntad y compromiso, es decir, que la persona desee sanarse y mejorar su vida. Sin estos ingredientes ninguna terapia tendría efectividad.

El proceso consiste en reconocer y conectar las experiencias no deseadas de la actualidad, con las que vivió en el pasado, hacerlas conscientes, darse cuenta que son suyas, liberarlas, ponerse en el lugar del otro para cerrar asuntos pendientes, perdonarse y perdonar, reconciliarse, reparentalizar y consolidar vivencias sanas y plenas en el área que desea mejorar.

Cuando el proceso tiene lugar, se consigue cambiar las emociones que antes eran causa de conflicto, y hasta las personas que eran foco de conflicto, pues cuando uno cambia internamente cambia lo que le rodea.

¿Para que sirve este proceso?

Además de mejorar el área de nuestra vida que queremos sanar: pareja, familia, trabajo, relación personal consigo mismo, etc. la persona deja de tener los sentimientos que le atenazaban, desaparecen los enganches y mejoran las relaciones con los demás, comienza a recuperar su verdadera identidad, su autoestima, el encanto personal, la espontaneidad, y la salud en todos los órdenes de su vida; es capaz de sostenerse y nutrirse a si misma, de modo que comienza a vivir plenamente y a atraer la prosperidad en su vida. El mundo se rinde a sus pies.

¿De dónde surge Recuperar el Niño Interior?

Este sistema de integración humana nace en Estados Unidos, de la corriente psicológica denominada Análisis Transacional y que es enarbolada por Erich Berne, John Bradshaw, Marianne Wiliamson, Jean Piaget y Antonio Blay entre otros. (1)


Los Miedos de nuestro niño interior

De Enriqueta Olivari: La mayoría de las veces que sentimos miedo, en realidad quien lo siente es nuestro niño interior

Sin importar qué edad tengamos, todos llevamos en nuestro interior a un niño herido. Ha sido herido por no haber sido amado, o por no haber recibido amor y cuidado del modo que él necesitaba. Uno de los pasos fundamentales para crecer y poder amarnos a nosotros mismos es conocer a nuestro niño interior, y darle ese amor que tanto necesita. De lo contrario, nos comportamos identificados inconscientemente con él, y esto afecta a nuestras relaciones de pareja, con los colegas de trabajo y amigos.

Saber diferenciar a ese niño interno de nuestra faceta adulta es imprescindible, sino esperamos que nuestra pareja o alguien más le cuide, y proyectamos en el otro a nuestro padre o madre.

Y esto está destinado al fracaso, puesto que nadie puede darle a ese niño lo que necesita. Es nuestra responsabilidad hacerlo.

La mayoría de las veces que sentimos miedo, en realidad quien lo siente es nuestro niño interior.

Conocer el origen de esos miedos es el primer gran paso para poder superarlos.

El niño interior tiene básicamente cuatro miedos.

Uno de ellos es el miedo a enfrentar. Teme que, al hacerlo, sea rechazado. Este miedo lleva a caer en patrones de víctima, o a ser cobarde, tímido, y a sentirse inferior a los demás.

Así que si percibes que no te animas a decir lo que quieres, lo que necesitas o lo que te disgusta, en realidad es tu niño interior quien te está limitando. Y si no enfrentas las situaciones desde tu adulto, y callas lo que de verdad necesitas decir, estás creando serias dificultades en tus relaciones personales, y te sentirás impotente e insatisfecho.

Otro miedo que el niño interior siente es el miedo al abandono. Esto lleva a sentir celos, a ser posesivo, y a tener la necesidad de manipular.

La única manera de superar este temor es garantizarle que tú siempre estarás con él, que le cuidarás y atenderás incondicionalmente, siempre.

El miedo a la pérdida que siente este niño nos lleva a sentir una profunda inseguridad. Para ocultar este miedo, nuestro ego se disfraza de lo opuesto, y entonces adoptamos una actitud agresiva, y podemos llegar a ser incluso fanáticos.

Y el miedo a la muerte que siente nuestro niño interior se transforma en desconfianza, egoísmo, apegos, fobias e histerias.

Al hacernos conscientes de cuál es el origen de nuestros miedos, podemos sanarlos desde la raíz, y para esto es imprescindible establecer una conexión amorosa y profunda con nuestro niño interior.

De este modo sanamos las heridas del pasado, y podemos crear para nosotros mismos realidades libres de inseguridades y bloqueos. (2)


Sanar a nuestro niño interior

Todos llevamos dentro el niño que fuimos. Cuidar el niño interior es de vital importancia para la mejora emocional y para mantener una sana autoestima.

Casi todos en la infancia hemos tenido heridas emocionales, que si no solucionamos en su momento, el niño interior estará dañado. Ahora podemos intentar comprender lo que le pasa para sanarlo.

Cuando sientas una emoción negativa, pregúntate por qué te sientes así y trata de comprenderte, de buscar la manera de mejorar esas negatividades. Ese niño interior necesita amor y aceptación.

EJERCICIO PARA SANAR A NUESTRO NIÑO INTERIOR

Imagina tu etapa de la niñez. ¿Cómo eras con aproximadamente 8 años?. Trata de visualizar cómo eras físicamente y si te cuesta, puedes mirar alguna foto para refrescarte la memoria y captar todos los máximos detalles posibles.

Ahora haz un ejercicio de visualización e imaginación. Imagínate a ti mismo de pequeño, en tu habitación solo, ¿qué hacías cuando estabas en tu cuarto a solas? Imagina aquella etapa de la niñez, ves al pasado y recuerda cada detalle. Qué muebles habían en tu cuarto, de qué colores, a qué jugabas, etc…

Cuantos más detalles reales instales en la imaginación, mejor efecto causará el ejercicio. Ahora imagínate a ti mismo como eres ahora, que estás entrando a la habitación que tenías cuando eras pequeño, Abres la puerta y ves a un nño cabizbajo, inseguro. Ese niño eres tú cuando eras pequeño.

En la habitación estás tú, tal y como eres ahora, acompañado por un niño, que es el de la etapa de tu infancia. ¿y esto para qué sirve? Para sanarte de las heridas del pasado. Tu persona adulta puede tratar, conversar, acariciar al niño que fue, usando la imaginación.

Acércate a ese niño herido, sensible, temeroso y pregúntale qué le pasa. Ahora puedes comprenderle, besarle, abrazarle, darle protección, apoyo, amor, etc… Hazlo, trátate como te hubiera gustado que te trataran en la niñez.

Dale cariño y comprensión, abrázalo fuerte y dile que a partir de ahora estará a salvo, que lo cuidarás y aceptarás como se merece.

Juega con él, diviértelo, deja que salga su espontaneidad. Sigue imaginando y visualizando que te llevas a tu niño a donde le apetezca, ¿dónde más deseabas ir cuando eras niño?, ¿qué capricho deseabas y no pudiste tener?, ¿qué afectos le faltaron?

Ahora tú le puedes dar lo que desee. Salir y divertiros y cuando ya tu niño interior se sienta motivado y alegre, vuelve a la habitación. Déjalo allí a salvo y despídete de él, diciéndole que cada vez que lo necesite irás a ayudarle, a comprenderle y a darle amor.

LOS EFECTOS DE LA IMAGINACIÓN

Si has llevado a cabo el ejercicio y has puesto en marcha tu imaginación, te darás cuenta de que tus partes más inseguras, crueles y temerosas , provienen de tu niño interior. Trata de cuidarlo, quererlo y aceptarlo y notarás mejoría emocional, a la vez que tu autoestima quedará reforzada.

Los adultos que tienen a su niño interior saludable, no se reprimen cuando les apetece hacer algo no propio de adultos, como por ejemplo, pasar por un parque y montarse en un columpio, no les importará que la gente se extrañe.

Los adultos con el niño interior dañado, se reprimen cuando desean hacer cosas propias de la infancia, desean dar una imagen correcta, seria, de adultos, sin darse cuenta de que todos los humanos tenemos la necesidad de volver a ser niños de vez en cuando, y no es nada malo, no es inmadurez, sino que están dejando que su niño interior se divierta.

Los adultos que tienen hijos, pueden volver a divertir a su niño interior cuando juegan con sus hijos pequeños, ¿quíen no ha oído? “al padre le gustan más los videojuegos que al hijo…”, en cambio las personas adultas sin hijos, se reprimen más a la hora de hacer cosas propias de la infancia.

Ya no le dan golpes al balón, ni se ríen de cualquier tontería, es como en la edad adulta ya hay que ser correcto y todo lo demás es de inmaduros.

Lo cierto es que no hay nada más saludable que dejar que tu niño interior sea espontáneo. No lo reprimas, la edad adulta también necesita de vez en cuando sacar esa parte divertida.


(1) Javier de la Sen
Lleva trabajando el Niño Interior desde 1998 con grupos y a personas individualmente, Formado en Análisis Transacional, Gestalt y Biodanza, y otras técnicas que aplica en sus terapias grupales e individuales como son Regresiones, Cromoterapia, Cristaloterapia, Intencinalidad, Iluminación de la Materia, Numerología, Feng Shui entre otras.

Es creador del Sistema Recuperar el Niño Interior y del Taller de la Felicidad, de La Escuela de la Luz.
Información y reservas
Tel.: 91 553 74 05 Javier de la Sen
C/. Marqués de Lema, 7. Planta 6ª – piso 640
e-mail javiersen@telefonica.net

(2) © Extractos del libro, “El amor de tu vida”, de Enriqueta Olivari
Se pueden reproducir los contenidos, pero citando a la autora y el sitio: www.sanatualma.com

(3) Fuente: http://lamenteesmaravillosa.com/sanar-a-nuestro-nino-interior#sthash.RHnkYh1R.dpuf

.

PD: Si esta información te resonó estudiala y conservala; sino desechala. No crean todo lo que leen, busquen en sus corazones el indicio y la vibración que les confirme la verdad y el sentido de las afirmaciones que aquí y en otros lados se realizan! Recuerden que dentro de uds. está toda la sabiduría necesaria!


“Señor … enséñame a permanecer calmadamente activo y activamente calmo. Haz que pueda ser un príncipe de paz sentado en el trono de la serenidad gobernando el reino de la actividad”. Paramahansa Yogananda.

About Pedro

En la busqueda de mi mismo...
This entry was posted in Desarrollo Personal y Buena Salud, Espiritualidad and tagged , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.