Gran Cruz Cósmica de Abril “El inicio de la Manifestación Cósmica”

cruz_cosmica

Nos dice el antiguo comentario: “Cíclicamente se inicia un día de manifestación cósmica. Lo absoluto, lo eterno, lo inmanifestado se proyecta en un plan de manifestación objetiva, dando origen, causa, impulso, fundamento de ser y vida a todas las entidades que en este nuevo espacio tendrán su hogar.”

Tras el potente y poderoso periodo de “gestación” en el que la humanidad y todos los reinos convocados que en este excepcional momento evolutivo han unido y concentrado sus fuerzas para atraer a la manifestación una revolución consciente de la Tierra, nos enfrentamos al nacimiento, a la exteriorización, a la plasmación de la gran corriente universal, que procedente de las Pléyades (tres grandes corrientes procedentes de la llamada “esposa” ocultamente, pasan por todo el sistema solar  de forma cíclica) nos revela un nuevo periodo de manifestación cósmica.

Nuevamente en el primer día en que Tauro comienza su influencia, difractando directamente las corrientes cósmicas vertidas desde  las Pléyades, y cuya fuerza es parte de la cruz Fija, la cruz del fuego de Amor, del gran “mediador universal” Hijo, de la profunda noche y de la clara luz del día, llega a su máximo esplendor la Gran cruz Cósmica, que tras su primera influencia “La Espada de Dios” que activó la raíz marcando el inicio de los acontecimientos durante el Wesak 2011, nos conduce ahora a un periodo de manifestación plena, a un tiempo poderoso, donde la mente divina, tras haberse proyectado sobre la substancia (sacralizada, sanada, elevada por el gran esfuerzo y enfoque de buscadores, meditadores y servidores de este tiempo) ha dado a “luz” la semilla,  el fohat, el puente de energía dinámica capaz de organizar y manifestar la perfección y el orden de esta nueva era dorada planetaria.

El sol en conjunción con Mercurio el gran mensajero de los dioses, fuerza difractada de Sirius el hijo, el puente entre la fuerza masculina de la Osa Mayor y la fuerza femenina de las Pléyades, y que junto a nuestro Sol y las Siete Hermanas forma un potente triángulo cósmico, envuelve el aura planetario otorgándonos un periodo imprescindible de relación íntima con nuestra conciencia, con los niveles, espacios, densidades y vibraciones con la que ésta ha estado experimentando su propio despertar, envolviéndonos en un periodo virgen, puro donde el conocimiento re- nace como sabiduría interna, como movimiento natural de una mente que no “piensa en evolucionar”, sino que simplemente realiza la perfección de su esencia dejando caer un velo tras otro, en una alquimia natural del hombre divino.

El aura planetaria el Ánima Mundi reconstituida por el poderoso esfuerzo de la humanidad en servicio y la extremada influencia que Shambala y la Jerarquía espiritual han estado suponiendo en los procesos psico-emocionales del planeta, nos acerca al momento de ascensión del Logos Planetario, al proceso de retorno de Gaia al centro vibracional del Logos Solar, a su sutil y etérea substancia mental, a sus altísimos niveles vibracionales, convocando y exteriorizando este período de grandes iniciaciones galácticas, donde tanto en los niveles micro-cósmicos, como macro-cósmicos, todo el sistema está inmerso.

Venus, Júpiter y Saturno (tres de los siete hijos de la luz) en trígono sobre Piscis, (símbolo del salvador) Cáncer (Alma grupal-Humanidad) y Escorpio (pruebas-iniciaciones espirituales), dibujan este primordial espacio de manifestación cósmica, donde los caminos, han sido “atraídos” y concretados, y el verdadero Ser, el Alma liberada, comienza su andadura de “servidor a salvador”, de inercial canal, a soberano mago, de la noche profunda a la luz del mundo.

Venus, alter ego de la Tierra quien ha estado danzando con los fuertes lazos que le unen a Gaia y sus hijos, generando una y otra vez los movimientos e influencias del despertar intuitivo de la mente humana en este periodo, multiplica su influencia marcando el ritmo claro de su vibración en una vuelta superior de la espiral, atrayendo las ilimitadas formas perfectas de Sophia (la sabiduría, el Amor) la radiante substancia femenina de este sistema, cualidad inherente de la Vida Una.

La actividad verdadera surge de lo profundo del ser para co-crear activamente en la manifestación cósmica.

“Veo y cuando el ojo está abierto todo se ilumina”…Nace la verdadera facultad conocedora, la verdadera esencia del Alma, el hijo, el mediador entre el Espíritu y la Materia, la mente intuitiva que abandona el conocimiento para abandonarse y darse impulso en la pura creación, en la vibrante creatividad que no está atada a fórmulas ni a creencias, sino que simplemente es plenamente consciente de sí misma, de sus trinidades, de sus cuartenarios, a quienes nutre e inspira, a quienes convoca, reúne y sintetiza en un gran y poderoso centro de Amor, donde la ley perfecta se manifiesta, y el hombre recupera su divinidad.

En un movimiento natural la personalidad arropada por el re-nacimiento del Alma liberada en su voluntad de unificar y sintetizar, un enorme y sutil campo vibracional envuelve los niveles físicos y etéricos del hombre y el planeta, precipitando sobre la materia los nuevos caminos, las ideas, las causas que desde el inicio de la Gran Cruz en 2011 se han ido gestando y organizando en los niveles inmanifestados de la mente, y que comienzan su manifestación objetiva, su despliegue, su concreción, tras la gran destrucción de karmas, inercias y miedos que han sido restaurados y repolarizádos hacia el mundo solar y evolutivo del Alma.

Los acontecimientos intuidos en el reino interno de cada ser, van a ser experimentados con la plenitud de un renaciente cuerpo físico, vibrante, preparado para mantener ancladas en él las poderosas fuerzas superiores de forma ininterrumpida. El campo etérico y astral refinado, sutilmente elevado sobre si mismo ha de comenzar un poderoso tiempo de híper-comunicación con las dimensiones superiores y el eco-sistema planetario y cósmico, precipitando una y otra vez la manifestación de las “ideas” que han de proliferar llegadas de la mente abstracta, y que la mediación del Alma ha de convertir en vibrantes factores para que el plan se concrete en una meta inteligente, llena de amor, verdad y belleza.

Tras la “resurrección” del periodo pascual, esta gran influencia cósmica nos prepara para un año lleno de acontecimientos, lleno de revelaciones precipitados por nuestros propios pasos dinámicos, activos, esenciales.

La iniciación, la liberación del guarda del Umbral que se arrodilla ante el Ángel de la Presencia y entrega su fuerza de manifestación a la sabiduría convocando un halo, un tiempo, una sutil percepción del Avatar de acuario, del tiempo de Cristo-Budha que es sentido y convocado, no ya a través de canales externos, si no en el poderoso fuego interno, en el profundo centro del ser humano, en su conexión y simbiosis planetaria, que le acerca, que le lleva, que le mece, en un tiempo de poder trascendental donde el “Yo soy el camino, la verdad y la vida” no surge de las páginas de la historia, si no que arde en la sabiduría ancestral de cada ser.

Vivan su propia manifestación. Manifiesten la vida verdadera.

Bendita la danza de visionarios y sus Almas.
Namasté.
Anabel.C.Huertas
http://angelesdebarro.com/2014/04/16/gran-cruz-cosmica-de-abril-el-inicio-de-la-manifestacion-cosmica/

.

PD: No crean todo lo que leen, busquen en sus corazones el indicio y la vibración que les confirme la verdad y el sentido de las afirmaciones que aquí y en otros lados se realizan! Recuerden que dentro de uds. está toda la sabiduría necesaria!


“Señor … enséñame a permanecer calmadamente activo y activamente calmo. Haz que pueda ser un príncipe de paz sentado en el trono de la serenidad gobernando el reino de la actividad”. Paramahansa Yogananda.

About Pedro

En la busqueda de mi mismo...
This entry was posted in Astrología y Cosmología, Espiritualidad and tagged , , , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.