El Santo Ser Crístico

El Santo Ser Crístico es la personificación más cercana que tenemos de nuestra propia Divinidad “Yo Soy” que se mantiene en las esferas superiores.

Este ser que somos nosotros mismos y que está ubicado entre la presencia “Yo Soy” y el cuerpo físico, mantiene una llama de su propia esencia en el centro de nuestro corazón. Cuando la reconocemos y aprendemos a amarla y proyectarla al mundo exterior, este grandioso ser toma posesión de nuestros cuatro vehículos inferiores y donde habían dos ahora solo hay una persona unificada y alineada con nuestra Divinidad .

Y es Dios quien actúa, manteniendo a la personalidad exterior replegada en estado incoloro, inodoro e insípido, como el agua pura, cristalina o transparente. Es la única forma que la energía Divina se puede manifestar en el mundo exterior tal cual es y sin ser contaminada.

Se realiza una transfiguración y el cuerpo físico manifiesta un perfecto estado de salud, una perfecta belleza y una perfecta silueta. El Elemental del cuerpo físico ya tiene de donde sacar el patrón perfecto de nuestro aspecto físico.

Pensamos, sentimos y actuamos como lo hacen los seres ascendidos, lo único que deseamos es el bien para nosotros mismos y para los demás.

Si en nuestro andar hemos lastimado a otras personas, debemos usar el servicio de la llama violeta transmutadora para disolver todo error y regalarle a las personas lastimadas todo el bien de lo mismo que queremos para nosotros y de esta manera compensar sus sufrimientos. Todo debe quedar en perfecto balance para que nuestro cuerpo etéreo (el alma) que alberga a nuestros chakras con todo el registro de lo vivido en cada encarnación y entre encarnaciones, emita toda la luz o el fuego prístino tal cual nos viene de Dios y a su vez la llama en nuestros corazones continúe expandiéndose para beneficio de toda la raza humana.

Este ser Crístico tiene una vibración más baja que el de la Presencia “Yo Soy”, ambos son uno en acción conjunta, y su cualidad es de caracter sentimental, convirtiéndose en el Vigilante Silencioso de la persona.

Es el Unico Hijo de Dios engendrado, que si se le da libertad actuará como el Director Divino de todos los asuntos materiales.

La activación de este Santo Ser Crístico cuando asume el mando de todos nuestros asuntos exteriores es lo que se conoce como la segunda venida de Cristo y es algo totalmente individual. Por lo tanto cada quien tiene que convertirse en su propio Cristo dentro de sí mismo y de esta forma cumplir con su propio Plan Divino.

Fuente: http://www.miradorespiritual.com/

.

PD: No crean todo lo que leen, busquen en sus corazones el indicio y la vibración que les confirme la verdad y el sentido de las afirmaciones que aquí y en otros lados se realizan! Recuerden que dentro de uds. está toda la sabiduría necesaria!

About Pedro

En la busqueda de mi mismo...
This entry was posted in Espiritualidad, Metafisica and tagged , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.