¿Que es y Como Meditar?

Meditar es el camino directo al Espíritu. Lo que no significa soltar la materia sino unir Cielo y Tierra. Es la mejor forma para lograr ampliar la conciencia y evolucionar rápidamente con el uso conciente de la voluntad y el amor-devoción.

La meditación es “SER”, es dejar el “yo” y tomar el “soy”, no para abandonar el yo sino para dejarlo en manos del soy; entonces el “Yo soy” toma un sentido total, se traslada la conciencia del “yo inferior” al “Yo Superior” y así, se espiritualiza la materia y se materializa el espíritu.

Meditando logramos centrarnos, sentirnos completos, felices, vibrantes de energía, plenos. Sumamos conciencia y nos expandemos, resignificamos nuestra vida y le damos sentido a cada experiencia que jugamos. Experimentamos nuestro espíritu y la certeza de nuestra naturaleza eterna. Así, nos amamos y nos sanamos y ese amor se expande a todo cuanto miramos y tocamos, vivimos lo mágico.

Nos unimos a Dios y gozamos en él.

Pero hay una diferencia muy grande entre “haberlo leído y haberlo vivido”, y en ese sentido la meditación es para los valientes que no temen entregarse a la aventura de vivir el Espíritu. Y vivir el Espíritu significa experimentar y tomar las riendas de la propia evolución sumando todas las herramientas posibles que me conduzcan a la mejor manifestación de mi espíritu en esta encarnación.

Existen variadas técnicas de meditación. Tan variadas como somos nosotros. Y en ese sentido hay técnicas de meditación para cada estado mental, emocional o físico, y para cada tipo de personalidad. Podemos encontrar fácilmente nuestra mejor técnica hasta que “el Todo Uno” se muestra y ya conocemos el principio del camino. A partir de allí y progresivamente, todo en nuestra vida se transforma en meditación y un estado de paz interior se encuentra siempre dentro nuestro, revelándonos nuevos estados de conciencia constantemente, abriendo nuestras fronteras y despertando nuevos dones. Así, en comunión con nuestro espíritu, en una espiral de evolución de la conciencia personal y atento a las necesidades del alma, vamos cumpliendo la misión que tenemos para esta encarnación y avanzamos en el camino de retorno.

La Meditacion segun Osho 

SI REALMENTE quieres llegar a conocer la verdad, de que significa meditar o comprender la meditación, debes en primer lugar dejar la mente a un lado, dejar la religión, y dejar a tus Santos y Dioses en paz
Ni el Corán, ni la Biblia, ni el Tora ni ninguna “escritura sagrada” te serán útiles.
Las escrituras no te servirán de nada. Tampoco te servirá de nada irte al Himalaya. Sólo hay una cosa que te puede ayudar: empezar a ver las cosas sin la mente. Cuando mires a una flor, no permitas que la mente diga nada. Sólo mírala. Será difícil debido a tu viejo hábito de interpretar. Siempre estás interpretando, y las interpretaciones difieren. Las interpretaciones dependen de la mente.
Cómo ves las cosas depende de ti, no de las cosas. A no ser que llegues a un punto en el que abandones la mente interpretativa y veas directamente, inmediatamente, la mente es tu mediador. Te trae las cosas distorsionadas, te trae las cosas mezcladas con interpretaciones. No son puras.
Así que la única forma de alcanzar la verdad es cómo aprender a que tu visión sea inmediata, cómo abandonar la ayuda de la mente… Esta gestión de la mente es el problema, porque la mente sólo puede crear sueños. Y puede crear sueños maravillosos que pueden emocionarte. Y a través de esa emoción el sueño empieza a parecer la realidad.
Si te emocionas demasiado, estás intoxicado, ya no estás en tus sentidos; lo que ves entonces es una proyección tuya. Y hay tantos mundos como mentes, porque cada mente vive en su propio mundo. Puedes reírte de la estupidez de los demás, pero hasta que no empieces a reírte de la tuya propia no serás capaz de convertirte en un Ser natural, el hombre de la verdad. Entonces, ¿qué hay que hacer?
Inténtalo con pequeñas cosas: no hagas intervenir la mente respecto a ellas. Cuando mires a una flor, simplemente mira. No digas: « ¡Qué hermosa! ¡Qué horrible!». ¡No digas nada! No pongas palabras, no verbalices. Simplemente mira. La mente se sentirá incómoda, intranquila. La mente quisiera decir algo. Simplemente dile a la mente: « ¡Estate en silencio! Déjame ver. Sólo voy a mirar».
Al principio será difícil, pero comienza con cosas en las cuales no estés muy involucrado. Será difícil mirar a tu mujer sin poner palabras. Estás muy involucrado, demasiado enganchado emocionalmente. Enfadado o enamorado, pero demasiado involucrado.
Mira cosas que sean neutras: una roca, una flor, un árbol, la salida del sol, un pájaro volando, una nube flotando en el cielo.
Mira solamente las cosas con las que no estés muy involucrado, con las que puedas permanecer desligado, con las que puedas permanecer indiferente. Comienza con cosas neutrales, y sólo cuando lo hayas conseguido muévete hacia situaciones cargadas emocionalmente.
La gente empieza por situaciones cargadas; y fracasa, porque es casi imposible. A tu mujer, o la amas o la odias; no hay término medio. Si amas estás loco y si odias estás loco; de ambas formas vendrán las palabras. Es casi imposible no dejar que vengan, muy difícil, debido a la práctica constante de hablar.
Dormido o despierto, cuando estás muy involucrado emocionalmente es difícil dejar la mente a un lado. La mente intervendrá. Así que, primero, observa las situaciones que no estén cargadas. Cuando tengas el sentimiento de que puedes mirar a ciertas cosas sin que interfiera la mente, entonces inténtalo con relaciones cargadas emocionalmente.
Poco a poco, uno se va haciendo eficiente. Es como nadar: al principio tienes miedo, piensas que no vas a sobrevivir. Y has estado funcionando durante tanto tiempo con la mente que no puedes creer que puedas existir sin ella ni por un solo instante. ¡Pero inténtalo! Y estará iniciando el camino a una meditación de vida diaria.

Osho

Meditar.. ¿en grupo o en soledad? La meditación, sobre todo al principio, es un ejercicio de paciencia, de constancia; por esto mismo, es conveniente practicar en grupo y, preferentemente, con alguien que corrija la postura y fije las pautas a seguir. Una vez aprendida la técnica (si es que hay alguna técnica), acostumbrado a la postura y fijada la rutina, se puede intentar la meditación en solitario.

En todo caso, la práctica en grupo refuerza la rutina y evita el desánimo. Por el contrario, meditar en soledad puede conducir a una práctica más auténtica, aunque resulte más difícil perseverar. Puede ser una buena idea combinar los dos métodos: practicar solo habitualmente, y acudir a retiros de grupo o, aisladamente, a un Centro de Meditación.

Meditar es, Observar sin juzgar.

¿Es preciso un Maestro? La meditación es “contemplación”. En este sentido no se precisarían grandes o complicados conocimientos que aprender para poder meditar, y la función del Maestro podría llegar a considerarse como la de un mero instructor que nos proporciona una técnica concreta.

Sin embargo, el Maestro de meditación es mucho más que un instructor puesto que él mismo debe dominar esta ciencia y disponer de una agudeza psicológica que sólo la práctica proporciona.

El Maestro es básico al principio y recomendable más adelante para corregir y guiar al discípulo por la sutil senda de la meditación. Finalmente, no hay que olvidar que el mejor Maestro lo llevamos en nuestro interior.

¿Cuántos tipos de meditación hay?

De forma muy general, la meditación se puede englobar en dos tipos: con objeto y sin objeto de concentración.

La meditación con objeto es la más divulgada y consiste en concentrar el pensamiento en dicho único objeto, excluyendo cualquier pensamiento que distraiga la atención. El objeto puede ser algo físico, tangible, como un punto del cuerpo, el sol, la luna, una flor, un paisaje, un mantra, etc; y también puede ser algo más sutil, como un chakra, una sensación, un pensamiento filosófico, un koan (frase profunda, sin sentido lógico, propia de la filosofía Zen), etc. Con este tipo de meditación se persigue excluir cualquier pensamiento, salvo el referido al objeto de concentración para, finalmente, trascender también dicho objeto.

La meditación sin objeto (propia del Yoga en su fase más avanzada) consiste en apartarse de todo objeto, de todo pensamiento, de toda sensación y experimentar el “descentramiento”, volviéndose un puro observador.

¿Porqué meditar?

La práctica de la meditación puede surgir para tratar de encontrar respuesta a los grandes interrogantes que se nos plantean en relación con nuestra naturaleza más profunda: ¿quién o qué soy?, ¿de dónde vengo y adónde voy?, ¿porqué existo?, ¿cuál es mi misión de via aquí?, etc.

Además de buscar respuestas lógicas en la ciencia y la filosofía, o de fe en la religión, con la meditación se pretende trascender el estado ordinario de conciencia y traspasar, de algún modo, la realidad ordinaria, despertando a otra visión de las cosas que nos llena, y da sentido a nuestra existencia.

Paradójicamente, la meditación debe practicarse sin un objetivo concreto, sin esperar un logro determinado, ni siquiera el más elevado.

¿Porqué se insiste tanto en tener la espalda recta durante la meditación?

Casi todas las escuelas de meditación insisten en mantener la espalda recta como base de la mejor postura a adoptar para la práctica. Con la espalda recta y vertical, perfectamente alineada, se mantiene más fácilmente la atención despierta y la inmovilidad; además, la energía fundamental en el cuerpo circula con mayor libertad.

¿Es necesario sentarse con las piernas cruzadas?

Resulta conveniente, aunque no imprescindible. La meditación que proviene de Oriente, se practica tradicionalmente con las piernas cruzadas(La llamada Posición de Loto). De esta forma, la espalda se sostiene recta sin esfuerzo y la postura puede mantenerse durante largo tiempo.

En cualquier caso, con las piernas cruzadas, las rodillas deben estar más bajas que la pelvis para que ésta bascule hacia delante y la espalda pueda mantenerse recta en equilibrio sobre el sacro. El uso de un cojín bajo las nalgas es muy recomendable para los principiantes que no tienen la flexibilidad de hacer el loto.

Otra posición ideal para meditar es apoya las tibias y las rodillas en el suelo, colocando la parte del fémur sobre estas o sobre algún banquito especial(hay unos hechos especialmente para colocarlos sobre las tibias, y apoyar el femur) que evite que el femur ejerza presión sobre la tibia; y luego tratar de poner la columna lo mas derecha posible.

Estas son las dos posiciones mas adecuadas; pero si sos una persona muy rígida y ninguna de estas posiciones te es comoda, podes meditar acostado en el piso, boca arriba. Esta es la forma ideal para los principiantes. Recalco el que sea sobre el piso y no sobre una cama, para mantener así la columna bien derecha, aunque sea en forma horizontal.

¿Cuál es el mejor momento para meditar?

Cualquier momento es bueno para meditar aunque los momentos más favorables son el amanecer y el anochecer, pues en estas horas se relaja el ritmo frenético de la vida ordinaria.

¿Son necesarios los rituales en la meditación?

Dependiendo de las escuelas, el ritual cobra más o menos importancia. Cuando la meditación se asocia a una religión (budismo, hinduismo) el ritual es muy importante, utilizando el simbolismo y el atractivo escondido en el mismo para “cautivar” a los practicantes. El ritual no deja de ser un objeto más de concentración y como tal puede utilizarse, aunque en una práctica profunda no sea en absoluto necesario. Por otro lado, es muy difícil no efectuar ningún tipo de ritual, aunque se trate sólo de un simple saludo.

Efectos de la meditación regular

En el aspecto puramente físico, la meditación tiene efectos relajantes, combatiendo la hipertensión y el estrés. Psicológicamente, proporciona seguridad en uno mismo, confianza, fuerza mental, concentración y memoria. Pero sus efectos más importantes se hallan a nivel espiritual… En otro post se expondrá sobre los beneficios de Meditar.

Importancia de las manos durante la meditación. Las manos, consideradas como una extensión de nuestro cerebro, sirven para reforzar la expresión y mostrar el estado de ánimo. Su posición durante la meditación es muy importante; se debe procurar una posición simétrica y simbólica por medio de un mudra(posición de manos). Los mudras más importantes en la meditación son:

Mudra de la sabiduría, con las manos sobre las rodillas, palmas hacia arriba y dedos extendidos, salvo pulgar e índice que rozan sus yemas al formar un círculo.
*
Mudra del vacío o cósmico, formando un óvalo con las palmas una encima de la otra y los dedos pulgares rozando sus puntas.
*
Mudra del respeto o saludo, con las palmas juntas a la altura del pecho (este mudra no se suele mantener durante la meditación, sirviendo únicamente para iniciarla y finalizarla).

También se pueden mantener las manos sencillamente encima de las rodillas o en el regazo con las palmas hacia arriba, una encima de la otra.

¿Los ojos deben estar cerrados o abiertos?

También depende de la escuela. En Yoga se suelen mantener cerrados y en el budismo entrecerrados. En los tipos de meditación en que se utiliza un objeto de concentración visible, evidentemente deben estar abiertos. En cualquier caso, la mirada debe estar perdida en el infinito.

¿Es conveniente quemar incienso durante la meditación?

Durante la meditación se pretende inhibir los pensamientos y todo tipo de sensaciones, abstrayéndose a las mismas. Con el incienso se crea una atmósfera que controla nuestras sensaciones olfativas conduciéndolas a una regularidad, a un ritmo, al cual nos acostumbramos favoreciendo así la abstracción mental, por lo que si, sería recomendable. Pero depende de cada persona, si lo necesitas, prende un insencio del gusto que mas te vibre.

¿Cuánto tiempo hay que practicar?

Partiendo de la base de la regularidad en la práctica, el tiempo de la misma se irá incrementando progresivamente pudiendo oscilar entre 10 minutos y 1 ó 2 horas (o más) para cada sesión. La progresión en el tiempo de práctica debe ser muy lenta pero constante, dado que es fácil rendirse al aburrimiento, la falta de concentración, la desgana, la dispersión mental, etc.

Generalmente, a partir de la media hora o los 45 minutos, la práctica se torna más fácil y “especial” (aunque al principio también puede que duelan más las piernas).

La “meditación electrónica”, ¿es meditación?

No, tal como se entiende tradicionalmente. La meditación “Nueva Era”, con inductores electrónicos, gafas de colores y sonidos relajantes puede ser un buen sistema de relajación y constituir una experiencia que quizás conduzca a la meditación tradicional. Pero de ninguna forma se puede decir que en meditación haya “atajos” que valgan. Sería importante que te mantuvieras alejado de todo lo artificial si no quieres quedarte sin neuronas.

¿Qué se dice en los Yoga Sutras de Patañjali sobre la meditación?

Dharana, concentración, es fijar la conciencia en un sólo punto.

Dhyana, meditación, es un flujo regular y contínuo de atención dirigido hacia el mismo punto.

Cuando el objeto de meditación absorbe al meditador, apareciendo como el sujeto, se pierde la consciencia de uno mismo. Eso es samadhi, en el budismo es llamado el Nirvana.

La meditación es la continuidad de una corriente de ideas parecidas, no perturbada por ninguna otra. Mientras que en la concentración hay perturbación con otras ideas, no sucede así con la meditación, pues sólo existe un flujo sobre la misma idea. La prolongada y profunda concentración lleva al estado de absorción meditativa (samadhi), en la cual el objeto se mantiene en la mente y llena todo el espacio de la conciencia. Todas las ideas que aparecen giran alrededor del objeto de concentración y se acompañan de una emotiva disposición que puede ser descrita como “serenidad”, “paz” o “calma”. No hay pérdida de lucidez, sino que más bien, el sentido de alerta parece intensificarse. Obstáculos a la meditación, cualquier cambio que se pretenda efectuar lleva aparejado una resistencia natural ante dicho cambio. En este sentido, la práctica de la meditación se encuentra con distintos obstáculos que pueden conducir al fracaso. Las amenazas potenciales más importantes son las diez que se enumeran a continuación:

Duda. Es el mayor obstáculo en el camino del Yoga. Se puede dudar desde la ejecución correcta y la efectividad de la meditación, hasta de uno mismo. Se puede cuestionar, por ejemplo:

      1. Si la meditación es demasiado difícil para uno mismo (¡no lo es!)
      2. Si se acabará hipnotizado (¡por supuesto que no!)
      3. Si se trata de una forma de escapismo (¡no!)
      4. Si se tiene que renunciar a los placeres cotidianos para poder meditar (¡claro que no!)
      5. Si puede chocar con las propias creencias religiosas (¡en absoluto!)
      6. Si es preciso disponer de un maestro (¡no es imprescindible!)

Todo el mundo es perfectamente capaz de meditar. Pero no hay que esperar resultados maravillosos al principio, es paciencia y perseverancia.

.


Consejos



Dudas: Anotar en un papel todas las dudas que surjan sobre Yoga y meditación y luego analizarlas una por una. Se descubrirá que después de un análisis detallado, muchas de las dudas son infundadas y algunas incluso ridículas. Si tras este ejercicio, aún se tienen serias dudas que impidan practicar la meditación, hay que buscar un instructor o instructora competente que ayude a clarificar dichas reservas.

Aburrimiento. La meditación (que consiste en no hacer nada, más que prestar atención) rápidamente desemboca en aburrimiento para la mente superactiva, la cual recurre enseguida a distintas soluciones que la liberen del aburrimiento. Acepta el aburrimiento y, al menos temporalmente, haz del mismo el centro de la atención.

Sueño. Muchos principiantes sucumben al sueño porque de forma inconsciente se asocia con una relentización de los procesos mentales durante la meditación. Consejos:

      • Comprobar que la postura es la correcta.
      • Probar meditar con los ojos más abiertos o entre abiertos.
      • Si es preciso, levantarse y practicar meditación caminando (o una o dos asanas de estiramiento apropiadas) durante unos minutos, antes de sentarse de nuevo.

Malestar físico: A menudo, desde el mismo momento en que se adopta la postura, la conciencia del cuerpo se magnifica ante la más mínima sensación corporal. Incluso un insignificante picor puede constituir el mayor de los inconvenientes. Siente el picor, respira a través de él y continúa con la meditación. De hecho, la sensación de picor puede dotar de energía adicional para concentrarse mejor. Si la sensación se escapa de control, sencillamente ¡ráscate!. No hay que hacer una montaña de un grano de arena.

Pensamientos negativos. La meditación puede destapar las tendencias negativas que residen en el subconsciente. Enfrentarse cara a cara con nuestra negatividad puede ser realmente molesto. Consejos:

      • Tratar de no retener conscientemente los pensamientos o sensaciones negativas que puedan surgir.
      • Recordar que uno no es sólo las sensaciones y pensamientos que surgen. No somos lo que pensamos.
      • Optar por cultivar el opuesto exacto de cualquier pensamiento o sensación negativa que aparezca en la pantalla mental. Por ejemplo, si de repente aparecen pensamientos oscuros de resentimiento sobre alguien, simplemente hay que hacer surgir pensamientos de amor y amistad proyectándolos a todo lo que nos rodea.

Prisa. Nada resulta más peligroso en la vía del Yoga que correr para ver lo que pasa. Ciertamente, no se puede ir con prisas en meditación. Cultiva la paciencia. Da suficiente tiempo al cuerpo y a la mente para cambiar. No fuerces nada en absoluto.

Santurronería. En el zen, a quienes entran en este estado de pretendida santidad se les dice coloquialmente que “apestan a zen”. Desgraciadamente, este estado no sólo se da en el Zen; en todos los sistemas espirituales y místicos se pueden encontrar personajes de este tipo. Tales “iluminados” pregonan a los demás que experimentan una poderosa meditación y que poseen el conocimiento verdadero. Bajo su punto de vista, son una especie de maestros. Este error de principiante esconde, tras esa máscara de falsa aparienca, un gran complejo de inferioridad. El verdadero maestro nunca habla de logros conseguidos. Consejos:

      • Sé realista, modesto y humilde respecto a los primeros logros.
      • Es normal alegrarse del progreso natural a lo largo del camino, pero no debe pregonarse.
      • Si el progreso interior es correcto, los demás lo notarán más tarde o más temprano, pero lo más importante es que seas tú mismo quien sienta los cambios, en la verdadera evolución los demás no importan.

Cazafenómenos. Algunos principiantes ven la meditación como si se tratase de una cacería de poderes paranormales. Esperan todo tipo de experiencias, luces destellantes, visiones espectaculares, sonidos extraordinarios, etc. Cuando no aparecen tales efectos especiales, los practicantes novatos se desilusionan con la meditación y suelen caer en la fantasía. Debes comprender el objetivo y la naturaleza de la meditación, que consiste en acostumbrar la mente a la sensación de paz y recogimiento, a fin de facilitar el crecimiento interior. Así de simple.

Ilusionismo. Hay que tener cuidado con la actitud que sugiere que nada importa realmente porque en el fondo todo es ilusorio. La meditación muestra exactamente cuánto de nuestra realidad ordinaria se halla construida por la mente, pero eso no significa que nada sea importante. A menudo esta actitud tiene que ver con falta de madurez.
Consejos:

      • Comprender que el Yoga se aplica a todos los aspectos de la vida.
      • Continuar con el trabajo, con la atención a la familia y a los amigos.
      • Ser responsable y consciente de los beneficios de la practica del Yoga.

Síntomas de kundalini. Los síntomas del despertar de kundalini se han hecho últimamente más populares entre los meditadores tras la publicación de determinados libros sobre la materia. Estos síntomas incluyen fenómenos psicosomáticos como corrientes de energía por el cuerpo, temblores en los miembros, movimientos corporales involuntarios, alucinaciones, etc. Realmente, los síntomas de un verdadero despertar de la kundalini son muy raros. La mayoría de los casos registrados son sólo síntomas de enfermedad mental, pura imaginación, o simples precursores de un despertar de la kundalini. Consejos:

      • Si los síntomas son suaves, se pueden tratar con una dieta apropiada, estilo de vida natural y terapias médicas alternativas como la homeopatía o la acupuntura.
      • Si los síntomas son más severos, resulta aconsejable buscar un experto en fenómenos provocados por kundalini.

————-

En este post me limite a exponer un resumen los aspectos teóricos de la meditación. Obviamente el tema es mucho mas amplio, pudiéndose escribir libros completos sobre este tema. Cada escuela tiene su propia visión del tema. En otro post comentario mi experiencia en la meditación, y algunas meditaciones que he aprendido practicando el yoga.

Pedro

.

PD: No crean todo lo que leen, busquen en sus corazones el indicio y la vibración que les confirme la verdad y el sentido de las afirmaciones que aquí y en otros lados se realizan! Recuerden que dentro de uds. está toda la sabiduría necesaria!

 

/span

/span¿Es necesario sentarse con las piernas cruzadas?

About Pedro

En la busqueda de mi mismo...
This entry was posted in Espiritualidad, Meditación y Mantras and tagged , , . Bookmark the permalink.

One Response to ¿Que es y Como Meditar?

  1. maria alejandra says:

    Solo se trata de focalizar en tu paz para relajar esta vida acelerada que vivimos y en la que la meditación nos saca el ruido con el que llenamos nuestra cabeza por las desequilibrantes externas