Terapias Alternativas – Constelaciones Familiares

Hace ya un tiempo me decidí a vivir esta experiencia de lo que era una Constelación. Pero antes de comentarles mi experiencia, le cuento la teoría y el surgimiento de ésta terapia.

La Teoría

Las constelaciones familiares fue creada por Psicoanalista Bert Hellinger.

Bert Hellinger, nació en Alemania en 1925, estudió Filosofía, Teología y Pedagogía. Durante 16 años trabajó como misionero de una orden católica en Sudáfrica. Más tarde se hizo psicoanalista y a través de la Dinámica de Grupo, la Terapia Primaria, el Análisis Transaccional y diversos métodos de Hipnoterapia llegó a desarrollar su propia terapia sistémica y familiar. Su método de configurar Constelaciones Familiares enfocado directamente hacia la solución, le valió el reconocimiento como uno de los terapeutas claves del mundo psicoterapéutico actual, tanto en el ámbito germano-parlante, como también en el resto de Europa y Estados Unidos, donde fue invitado repetidas veces a presentar su novedoso abordaje. Este enfoque se centra en el sistema familiar en conjunto, que denomina red familiar. A esta red familiar pertenecen: los hijos y sus hermanos, los padres y sus hermanos, los abuelos de ambas partes, a veces, alguno de los bisabuelos, y todos aquellos que hicieron sitio para otros en el sistema, por ejemplo, un primer marido o una primera mujer.

En este trabajo terapéutico, los problemas cotidianos no tienen importancia. Muchos comportamientos actuales de una persona no son explicables desde su situación actual, sino que se remontan a distintos sucesos en su familia de origen, es decir a vivencias de sus padres o antepasados más lejanos. Hellinger ha descubierto en muchos años de trabajo terapéutico, las leyes según las cuales se desarrollan identificaciones e implicaciones trágicas entre los miembros de una familia, leyes que define como Ordenes del Amor.

Un amor interrumpido o un movimiento frustrado hacia uno de los padres puede desequilibrar a todo un sistema familiar; también cuando hubo un miembro de la familia que murió tempranamente, o cuando alguien fue excluido de la familia o se le negó la pertenencia a la misma. Frecuentemente las consecuencias de estos sucesos aparecen en generaciones posteriores causando trastornos e incluso enfermedades en una persona. Las constelaciones familiares revelan los enredos familiares inconscientes a los que una persona que consulta se halla sujeta. Esto permite restableciendo los Ordenes del Amor encontrar caminos para liberarse de los enredos y configurar una imagen de solución, que libera fuerzas curativas que raras veces se experimentan en psicoterapia con semejante intensidad.

Las constelaciones familiares reconocen que existe una transmisión de conflictos, preocupaciones familiares y comportamientos a través de las generaciones, que determinarán los problemas psicológicos actuales y que hacer presente la situación ayuda a la liberación de energías atrapadas durante generaciones.

En nuestro esfuerzo por mejorar nos encontramos con situaciones que se repiten o que nos limitan y que por mucho que lo intentemos no vemos resultados, utilizamos diferentes herramientas y no conseguimos los resultados deseados, no porque no queramos, si no porque no estamos utilizando la herramienta adecuada.

Mediante una constelación familiar se pueden liberar esas emociones que quedaron atrapadas en la unidad familiar, interrumpiendo así la continua sucesión de fracasos antes situaciones similares.

En la constelación familiar se le pide a la persona que escoja de entre los participantes, representantes de los miembros de su familia que para la persona que dirige la constelación sean relevantes, por ejemplo: padre, madre, hermanos y así. Simplemente teniendo presente que es lo que desea que cambie en su vida, ubica a estos representantes uno en relación con el otro.

Los representantes elegidos deben cerrar los ojos y permitir sentir en ellos emociones ajenas, no es una representación es dejar fluir sensaciones y emociones que aparecen en el momento en el que se introducen en la constelación, comienzan a sentirse como la persona a la que representan. A veces es difícil discernir entre tus propias emociones y las de la persona a la que se representa pero siempre se siente de una u otra manera se hace presente la energía del otro. Los representantes pueden aprender mucho si se entregan a la experiencia.

Los pasos separados hacia una solución, si la hay, son indicados por lo que aparece a la luz. Las fuerzas que se revelan en el sistema y en la familia, las fuerzas buenas, se tratan de movilizar y ponerlas a disposición del cliente por el terapeuta.

Si el cliente está preparado y es capaz de comprometerse y completar el movimiento hacia la solución adecuada, no siempre es fácil aceptar determinadas situaciones que se desvelan en las constelaciones y es necesario para dejar pasar un tiempo u pasado unos meses retomar de nuevo.

Para entender cómo puede la esencia de alguien entrar en las personas que actúan como representantes debemos conocer de los campos morfogenéticos, de los que habla Rupert Sheldrake y se refiere a patrones particulares que se han establecido en el pasado y que continúan llamando a los miembros de la familia y de esa forma son repetidos. Él ve las leyes naturales en esta forma, como recuerdos del tiempo cuando un organismo se desarrolló por primera vez. Estos recuerdos o memorias continúan teniendo resonancia y continúan trabajando y repitiéndose. Probablemente es también cierto en familias el que se repitan ciertos patrones. No hay impulso del campo de fuerzas para atravesar por ellos. En orden a atravesarlos es necesario pararse fuera del campo, tal vez poniéndose en un nivel más elevado, desde el cual uno puede con coraje enfrentar y abrazar lo nuevo.

Es muy importante que la persona que ha decidido constelar sepa que el proceso del que nos ocupamos es un proceso vivo que demanda movimiento en términos de crecimiento personal. Ha que ser fuerte y tener el coraje para enfrentar esta demanda. La constelación familiar no es juego y debe ser guiada por profesionales que conocen los los pasos que hay que seguir en cada momento ya que se produce una transición a un nivel más elevado donde se están moviendo energías de índole espiritual.

Los efectos de la constelación familiar:

Al colocar la familia de una persona en una constelación familiar, es posible descubrir diferentes conflictos (o enredos) existentes para esa persona. Esto requiere que la persona use a representantes tomados del grupo, como los miembros de su familia de origen o de su familia actual. Los representantes, si dan paso y se abren a la experiencia, repentinamente se sienten como las personas a las que representan. A veces, incluso tienen los mismos síntomas que ellas. Es extraño verlo y difícil de explicar, hay que vivirlo, hay estar ahí para poder sentirte en la piel de otro, son sensaciones que nunca antes tuviste es reconocer a otro en ti.

Con la ayuda de la constelación, también es posible ver si alguien ha sido excluido de la familia y acaso hay alguien que desee desaparecer o morir. Usando la constelación se pueden encontrar soluciones, ya que ves el conjunto desde una nueva perspectiva.

En una constelación se puede ver cómo la energía que lleva a la enfermedad es la misma que lleva a la solución. Demuestra que el AMOR, cuando es ciego, puede llegar a enfermar, pero cuando es incondicional y está bien canalizado puede llevar a encontrar la solución.

Qué se ve en una constelación:

Para muchas personas, las constelaciones familiares han creado confusión y desconcierto, porque contradicen muchas de nuestras creencias más innatas y queridas. En una constelación, algo profundo es traído a la superficie en una forma muy simple. Entonces se pueden encontrar soluciones con el AMOR se ha hecho visible, soluciones que pueden tener un efecto sanador en el alma – simplemente porque una realidad se ha hecho visible.

Lo que es decisivo con este trabajo es que el terapeuta es relativamente poco importante, en el sentido que solo guía a los participantes. Pero esa guía es fundamental. Lo que es creativo o tiene un efecto en una constelación, ciertamente no es el terapeuta, pero el terapeuta debe estar muy pendiente de encauzar la situación para que las emociones que surgen no sean más intensas que el deseo de sanar, la aceptación y el amor. Cuando una realidad hace visible debemos aceptar y aprender de esta experiencia de humildad en la que no hace falta creer en ella, simplemente hay que mirar y aprender.

Se eliminan así los desórdenes e implicaciones sistémicas. La necesidad de vinculación y pertenencia, el equilibrio entre dar y tomar y el orden dentro del sistema son los factores claves. A veces la persona interesada se integra en el proceso de solución, a veces sólo se queda observando. Este trabajo alcanza las profundidades del alma y requiere la cooperación atenta de todo el grupo. Este nuevo ordenamiento permite que vuelva a fluir el amor en el sistema familiar, poniendo en evidencia así el poder del amor y las fuerzas que gobiernan los vínculos en la familia.

Fuente: http://www.mantra.com.ar/
                http://migabinete.wordpress.com/

Mi experiencia

La experiencia de una constelación dura unas 3 horas, pero los efectos de su curación llegan hasta 3 meses para adelante. Es por ésta razón que no se puede tratar un mismo tema, hasta 3 mese después. A mi criterio, es la mejor terapia para solucionar conflictos entre integrantes de una familia. Uno va a una constelación a tratar un tema puntual, por ejemplo, hay una muy mala relación entre uno y su padre. Y vas a sanar eso específicamente, tal vez sanes otras cosas, pero eso se ve en la marcha de la constelación. Es muy probable que vayas a unas constelación por un tema en particular y el resultado sea una revelación totalmente diferentes de lo que esperabas. Por esta razón, hay que tratar en lo posible de no crearse expectativas.

Por ejemplo, vas porque te llevas mal con tu pareja y lo que surge es que te enteras que tuviste un hermano antes de nacer tu, que nunca fue reconocido; y vos inconscientemente asumiste “su voz” de reclamo que es lo que te impide estar bien con vos mismo y con tu pareja; esto a modo de ejemplo, pero es muy factible.

En cuanto a mi experiencia particular, fue realmente muy sanador. Inmediatamente no cambia nada pero a medida que pasan los días vas notando un cambio en ti y con las personas que tenías el conflicto. Yo he notado realmente un cambio en mi y con la persona que tenía el conflicto dos meses después de haber hecha la constelación.

Es fabuloso ver como la terapeuta hace interactuar a quien te representa, y le hace preguntas y las respuestas que dan son exactamente igual, con las mismas palabras, que las personas que representan. La persona que me representaba a mi parecía que leía mi alma, daba las mismas respuestas que hubiera dado yo, incluso mas claro; porque los representantes no tienen los bloqueos que uno mismo construye; con lo cual, dicen lo que realmente sienten.

Les recomiendo que no hagan planes para después de una constelación. Ya que enérgicamente es muy agotador. Te deja muy pero muy cansado, lo que es lo normal. Otra cosa que les recomiendo es no hablar de la misma por lo menos durante un mes, si es mas mejor. ¿Porque? Porque uno se debe quedar con la última imagen de la constelación, y no ponerle mente a todo lo sucedido, esto último si bien puede que no dañe los efectos de la constelación, puede que se tarde mas en sentir la curación. Hay que dejarse fluir.  Tampoco esperen solucionar un problema en una única constelación. Los bloqueos y traumas son como capas, podes sacar una, y abajo tener otra. A veces son necesarias varias constelaciones para solucionar algún trauma muy fuerte, como puede ser una violación o presenciar el suicidio de alguien. En mi caso, yo solo he realizado una y hasta ahora no sentí la necesidad de realizar otra.

Hay que estar preparado para perdonar y perdonarse, para abrazar el dolor, la pena, la angustia y los desafíos que este trabajo requiere. Para dejar que el amor fluya entre todos los integrantes del sistema familiar.

Uno puede ir a una constelación a constelar un problema específico de uno, o bien, simplemente a participar; o sea a representar a un familiar de las personas que si van a constelar. Esta práctica también es muy sanadora, porque no existen las casualidades. Si decidiste ir solo a participar y llegas al lugar de la constelación y alguien te elige representar un papel, es porque algo tenes que aprender de eso. Cada integrante que llega a una constelación es porque algo tiene que aprender ya sea participando o no. Podes ir y ni siquiera representar a alguien pero de seguro algo aprendes con lo que observas.

Consejo Importante

Si deciden hacer una constelación, tenga mucho cuidado a donde van, con que terapeuta y en que lugar. Si el terapeuta no es bueno y/o no está bien capacitado, puede ser muy dañino. O sea, puede terminar peor que antes de ir. Me han comentado de casos de gente que ha hecho con terapeutas no idóneos y fue para peor. Les recomiendo que vayan a algun lugar recomendado por algun conocido de uds. Si son de Buenos Aires – Argentina, y la localidad de San Fernando les queda cerca, escribanme y yo les paso los datos de contacto donde yo fuí.

Pedro

.

PD: No crean todo lo que leen, busquen en sus corazones el indicio y la vibración que les confirme la verdad y el sentido de las afirmaciones que aquí y en otros lados se realizan! Recuerden que dentro de uds. está toda la sabiduría necesaria!

.

/p

About Pedro

En la busqueda de mi mismo...
This entry was posted in Espiritualidad, Prácticas Terpéuticas and tagged , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.