Aceptación – El Camino a la libertad

¿Que es la aceptación?

Aceptar es vivir siendo uno mismo, es estar en armonía en cuerpo, alma y espíritu; es vivir en el aquí y en el ahora. No pensando en los errores del ayer, ni en que depara el futuro. Es saber que todo tiene un orden y confiar en ese orden. Es fluir con cada minuto que vivimos y respiramos y no pensar en ello. Es dejarse llevar por la corriente de la vida.

Aceptarse te libera del miedo. El miedo es el mas grande condicionate de nuestra forma de vivir que tenemos en la sociedad actual. “miedo que no voy a poder pagar las cuentas del mes”, “miedo a salir y que me roben, “miedo a no saber que va a pasar mañana”, “miedo a perder mi trabajo”, “miedo a enfermarme”, “miedo a quedarse solo”, etc.

Pero cuando empiezas a aceptar que uno no puede tener el control sobre un montón de cosas que nos rodean. Y que solo tenes tus propias decisiones del momento para hacer lo mejor posible. Entonces, confiás, y es ahí cuando los miedos comienzan a desvanecerse. Porque ya dejas de pensar en el mañana. Comienzas a vivir el aquí y el ahora, y en confiar que todo va a salir muy bien.

Cada situación de la vida diaria, puede generar incertidumbre. La cuestión es que hacemos con esa incertidumbre… ¿nos dejamos arrastrar por ella? o ¿confiamos en que todo va a salir bien?

Hay otro factor que influye en aceptar lo que nos rodea. Para aceptar lo que nos rodea, primero debemos aceptarnos nosotros mismos, con nuestros defectos, con nuestras virtudes, con todo lo que somos y hemos sido; y sobre todo perdonarnos. Todos hemos cometido errores en algún momento, por el motivo que fuere. Si no podemos perdonarnos nosotros mismo, no podremos aceptarnos. Y el no perdonarnos, es NO aceptarnos. Y si no nos aceptamos nosotros mismo, no podemos aceptar todo lo que nos rodea.

El trabajo siempre empieza por nosotros. No se puede cambiar el exterior sino empezamos cambiando nuestro interior. Hacer todo este trabajo interno, genera un solo resultado posible: Nuestra libertad.

No digo que sea un trabajo fácil. Yo estoy en este camino hace ya un buen tiempo y he pasado por estas etapas. Hay momentos en que uno quieren rendirse, momentos de mucha melancolía, momentos alegres, etc. Pero les puedo asegurar que vale completamente el esfuerzo, porque que la recompensa es grandiosa: nuestra paz interior.

Al perdonarnos y aceptarnos; y aceptar todo lo que nos rodea, logramos confiar, en que todo saldrá bien. Y cuando confiamos empezamos a crear la vida que queremos. Nos convertimos en quienes realmente debemos ser; y no en quienes nos rodean o la sociedad nos dicen que debamos ser.

He hablado de como la aceptación nos ayuda a eliminar el miedo. Hay algo mas que nos ayuda a enfrentar y eliminar el miedo. Es el sentimiento mas fuerte y poderoso que posee el hombre y que no le damos el valor que se merece. Hablo del AMOR. El amor es la otra gran herramienta para eliminar el miedo.

El perdonar y perdonarse nos libera de las persona con las que tuvimos conflictos. El perdón es el primer paso a nuestra propia aceptación. Con la aceptación y nuestro amor propio, desaparece el miedo y se suprime el ego. Sin miedo y sin ego podemos fluir libremente. Y si practicamos el desapego, -el desapego a las personas, a las cosas materiales, a lo superficial de la vida, etc.- entonces, nos volvemos espíritus libres.

No digo que yo ya lo haya superado todo. Que no tengo nada de miedo, que estoy completamente desapegado de todo. Es todo un proceso, que puede tomar años. Aunque con las energías actuales es todo mucho más fácil. Y yo estoy en pleno proceso, agradezco a Dios Padre-Madre cada día, cada experiencia vivida, cada oportunidad que me da para aprender más.

Para terminar les quiero contar una experiencia que tuve hace poco. Un día llego a la mañana a mi trabajo y me doy cuenta de que no tenía mi billetera. En la misma tenía dinero, tarjetas de crédito y mi registro de conducir. Esto último era lo más importante. Como decía, no la tenía encima, así que llame a mi casa y tampoco estaba. Pensé un rato en donde la pude haber dejado y no se me ocurrió nada. Era una situación complicada porque sin registro me complica bastante realizar mis labores diarias. Sin vehículo me vería obligado a dormir menos, a viajar mas tiempo y no poder realizar trabajos extras e incluso dejar actividades recreativas como el yoga. Además no sabía cuando la había perdido. Con lo cual quien quiera que la haya encontrado me podría haber hecho enormes gastos en las tarjetas. Mi jefa me decía, da de baja las tarjetas ya. Pero yo me negaba, había algo que me decía que no lo haga. Les soy sincero, estaba re-tranquilo, yo mismo me desconocía. Se me iba complicar el diario vivir en los próximos 2 meses y parecía como si no pasara nada. Habrá pasado media hora, y dije “bueno… a sacar turno para renovar el registro…”. En ese momento recibo un llamado de un primo mio del cual tenia su teléfono en mi billetera, que lo llamaron que me la encontraron. Así que llame a esta persona y pase a retirar la billetera. Estaba completa, tarjetas, dinero, no faltaba nada y las tarjetas no se usaron. Uds. saquen sus propias conclusiones. Pero para mi, mi confianza en Dios Padre-Madre y que todo pasa por algo; mi tranquilidad y desapego del tema influyeron radicalmente en como se resolvió el tema. Recuerden que creamos lo que pensamos, siempre y cuando estemos en armonía y manteniendo la vibración de lo que queremos lograr.

Saludos a todos y espero que este post le sea de ayuda.

Pedro

.

PD: No crean todo lo que leen, busquen en sus corazones el indicio y la vibración que les confirme la verdad y el sentido de las afirmaciones que aquí y en otros lados se realizan! Recuerden que dentro de uds. está toda la sabiduría necesaria!

About Pedro

En la busqueda de mi mismo...
This entry was posted in Espiritualidad, Libros, Mensajes y Reflexiones and tagged , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.