La Intuición

La Intuición es la facultad de comprender las cosas al instante, sin necesidad de realizar complejos razonamientos. El término también se utiliza para hacer referencia al resultado de intuir: “En realidad no sabía que ibas a estar allí, fue pura intuición”, “Nunca supe cuál era la fórmula química, simplemente mezcle los ingredientes por intuición”.

En el lenguaje coloquial, intuición se utiliza como sinónimo de presentimiento (tener la sensación de que algo va a ocurrir o adivinar algo antes de que suceda): “Mejor vayámonos de aquí, mi intuición me dice que hay algo sospechoso en esas personas”, “Hija, recuerda que, más allá de todas los consejos que pueda darte, siempre tienes que hacer caso a su intención”.

A nivel filosófico y epistemológico, la intuición está relacionada al conocimiento inmediato, directo y autoevidente. No requiere, por lo tanto, de ningún tipo de deducción.

Para la psicología, la intuición es un conocimiento al que se llega por un camino que no es racional; por lo tanto, no puede explicarse y, en ocasiones, ni siquiera puede verbalizarse: “¿Por qué decidí elegir esa puerta? No lo sé, fue por intuición”, “La intuición me llevó a abandonar el coche justo un minuto antes que explote”.

La intuición, en definitiva, está vinculada a las reacciones repentinas o a sensaciones más que a pensamientos elaborados y abstractos.

En las disciplinas esotéricas o paranormales, la intuición puede ser considerada como una manifestación de capacidades extrasensoriales, como la telepatía. Es posible, de acuerdo a estas creencias, desarrollar la capacidad de intuición a partir de la meditación y otras prácticas.


¿COMO RECONOCER LA INTUICIÓN?

¿Qué es la intuición? ¿Cómo aumentar la intuición?

Cómo desarrollar la intuición. Son preguntas que buscan responder una inquietud básica e innata del ser humano. Se habla de intuición como el acceso a un saber certero sin mediación de procesamiento racional alguno. La intuición es un saber que llega “sin saber cómo lo sabes”. El desarrollo de la capacidad intuitiva está directamente relacionada con la evolución de la conciencia humana.

Actualmente, la intuición está siendo estudiada por la neurociencia. Se ha identificado la zona cerebral responsable del pensamiento intuitivo (Síncronía de los centros mentales o energéticos como por ejemplo el hemisferio derecho en sincronía con el izquierdo), también las distintas ondas cerebrales que acaecen cuando entramos en distintos estados de conciencia.

Uno de los primeros en hablar fue Carl Jung y estudiar el dominio intuitivo que él llamó “supramental” como fuente principal de sabiduría arquetípica. Lo cierto es que la intuición está íntimamente ligada a “la capacidad del ser humano de percibir el aspecto más sutil y energético de la realidad“. La intuición abarca y engloba capacidades como la clarividencia, la clariaudiencia y la clariestesia, habilidades que surgen como consecuencia de integrar nuestro YO superior/profundo con nuestro yo superficial (ego).

¿Cómo reconocer la intuición?

La mayoría de las veces no hacemos caso a la intuición y nos guiamos por el razonamiento para tomar decisiones. Pero en muchas ocasiones, ante el resultado de esas decisiones, hemos dicho: “Yo sabía que esto iba a pasar“.

Entonces, ¿porque no hacemos caso a la intuición? La respuesta es simple, nos educan como seres racionales, que la razón es todo; que de ahí nace el saber, que todo debe tener una lógica precisa y conocida. Eso, va generando en nosotros que unicamente utilicemos el hemisferio izquierdo-lógico del cerebro; y a medida que eso se hace costumbre vamos “cerrando” la conexión el hemisferio derecho. Y así vamos perdiendo la capacidad intuitiva.

Es por ésta razón que las personas muy racionales (matemáticos, programadores, etc.) van perdiendo la capacidad de intuir; porque se cierran esas conexiones. Es más, quien les escribe a experimentado éste “cierre” en carne propia.

A medida que te das cuenta de esto, podes revertirlo, escuchando esa voz que callaste durante mucho tiempo; y ahi surge “una pelea” entre la lógica y la intuición; hasta que logras un equilibrio. Pero no es que en la intuición no existe lógica, claro que la hay; pero para compreder dicha lógica hay que romper con los paradigmas de “realidad” establecidos.

La intuición es el resultado de una serie de fenómenos que no residen en la conciencia, sino que surgen del inconsciente. En el cerebro existen estructuras muy antiguas, como la amígdala, que… almacenan la información relacionada con la emoción que genera un evento determinado, mientras que otras estructuras como el hipocampo almacenan información objetiva como el qué, el cuándo y el dónde.

¿Cómo sucede? Es conocido que a los mensajes no verbales hay que prestarles más atención, porque son menos controlables a nivel consciente; además, porque en ellos reside la mayor carga informativa sobre emociones y sentimientos de la persona.

Experimentos de neurobiología han demostrado que, al procesar información, las mujeres utilizan los dos hemisferios del cerebro, mientras que los hombres utilizan predominantemente el izquierdo. El derecho es la sede de las emociones y el izquierdo del pensamiento racional.

¿Cómo reconocer ese sexto sentido?

Si repentinamente nos viene a la mente un pensamiento que nada tiene que ver con lo que estamos haciendo, es importante analizarlo, Abrir la Mente y Buscar“.

Esas sensaciones pueden manifestarse como inquietud, angustia, malestar o simplemente algo muy breve y difícil de describir.Pero cuidado, es importante descubrir conscientemente si estás imágenes o sensaciones provienen de tu propia experiencia o son miedos grabados inconscientemente. “Recuerda cada vez que tengas sensaciones que son incoherentes con tu experiencia“, REVÍSALO A FONDO, puede que sea una “programación falsa de tu propia realidad” como por ejemplo cuando tienes miedos o fobias a situaciones o cosas que jamás tu hayas experimentado en tu vida o que nunca antes habías realizado, en esas instancias debes estar atento y muy consciente de tus propias reacciones. Existen muchos métodos de engaño para no ver la realidad.

La importancia del sexto sentido reside en que no sólo nos avisa sobre peligros; también nos ayuda a percibir cuando le agradamos a alguien, quién nos aprecia y en quién podemos confiar.

La intuición está relacionada con esa parte eterna de nuestra conciencia, el alma y supone un canal que nos permite conectar con nuestra fuente de sabiduría interior, con nuestro poder creativo más elevado, movilizando la infinidad de recursos y energías arquetípicas que están presentes en nuestro interior.

P: “¿Son los instintos diferentes de las emociones?
R: Sí.

P: ¿Cómo puedes saber la diferencia entre conocimiento instintivo y reacciones emocionales?
R: Las emociones involucran pensamiento de deseo, los instintos son “sentimientos de la tripa”, psíquicos en su naturaleza, y son más fuertes. Cuando es pensamiento de deseo, siempre hay instinto psíquico filtrándose que puedes acceder si utilizas la razón y examinas tus lecciones del pasado.

P: ¿Es también correcto que la emoción puede ser utilizada para llevar por la dirección equivocada, o sea emociones que están distorsionadas y generadas estrictamente desde la carne o la “falsa programación”?
R: La emoción que limita es un impedimento del progreso. La emoción también es necesaria para hacer progreso en la 3ª densidad. Es natural. Cuando empiezas a separar las emociones limitantes basadas en suposiciones de las emociones que lo abren a uno a posibilidades ilimitadas, eso quiere decir que te estás preparando para la siguiente densidad. …”(*)

La intuición tu voz interior

Observa las voces que hay dentro de ti y aprende a distinguir la voz que te guía. Afirma cada día que quieres estar en contacto con tu yo superior. Confía en que tienes las respuestas y tienes la habilidad de escucharlas. Dedica un tiempo para escucharte. Cultiva la intención y la practica de la meditación para conectar con tu sabiduría interior cada día.

Recuerda que la intuición es un estado natural para todos. Reconoce que es tu derecho recibir las respuestas a tus preguntas. Se paciente y perseverante. Evita frustrarte si no lograr conectarte con rápidez.

Es importante tener presente:

La intuición, tu voz que habla desde el interior, está ausente de juicio. La voz de la personalidad o ego es una voz que habla desde el miedo y juzga, evalua, subjetivisa. Recuerda que muchos pensamientos son obstáculos y ruido incesante de la mente.

Activar la intuición o nuestra voz interior nos hace ser conscientes y estar alertas de las voces de la mente del ego que nos atormenta. Al activar la intuición podemos identificarlas y separarnos de ellas, de forma que ya no tengan poder sobre nosotros.

LA IMPORTANCIA DE LA INTUICIÓN

El célebre psicólogo suizo Carl Gustav Jung identificó a la intuición como una de las cuatro funciones mentales básicas. Las otras son: el pensamiento, el sentimiento y la sensación. Vista la directa relación entre el proceso intuitivo y la creación, se comprende la importancia de él en toda la historia del arte y de la ciencia.

Nada menos que un genio de la talla de Thomas Alva Edison, manifestó:

La llave para el éxito de los métodos nos llega del aire. Una cosa tan simple como una idea nueva o una hermosa melodía, se arrancan del espacio. Con frecuencia subestimamos la importancia de la intuición. En casi todos los problemas científicos que he logrado resolver, aun aquellos que me han llevado meses de trabajo, la solución final ha llegado a mi mente en una fracción de segundo, mediante un proceso que no ha sido el del razonamiento consciente“.

Esto explica también por qué el subconsciente ha sido llamado el “taller subterráneo del pensamiento”.

La imaginación es el vehículo a través del cual la intuición encuentra su expresión en la vida. Muchas de las restricciones y limitaciones de la vida propia pueden atribuirse a la falta de imaginación.

EL PODER DE LA INTUICIÓN

La intuición es un don sagrado y la razón su fiel sirviente. Hemos creado una sociedad que honra al sirviente y ha olvidado el don“. Albert Einstein.

Es curioso observar como ahora la neurociencia empieza a confirmar cuestiones que hasta hace poco más de 20 años se consideraban absurdas o esotéricas. Según los actuales neurocientíficos -y me acabo de parecer a Punset escribiendo- la intuición, tan desdeñada y criticada a lo largo de la historia, es mucho más fiable a la hora de tomar decisiones y de dirigir nuestra conducta que el pensamiento mas racional y lógico. Nuestra conducta se rige más por cuestiones emocionales e intuitivas que por pura racionalidad lógica.

Como consecuencia de la inercia del viejo paradigma en el que, “si la ciencia lo dice, así tiene que ser”, continuamos esperando a que la ciencia verifique ciertas cosas para atrevernos a experimentarlas. Para los que lo hemos experimentado, en cambio, observamos que la ciencia, tal cual, nunca podrá alcanzar el arte y el saber que surge de la experiencia. Por eso están emergiendo nuevos paradigmas científicos integradores que resaltan el papel de la experiencia, las emociones y el sentimiento como canal integrador para el saber.

La intuición, hoy en día, está siendo muy bien estudiada por la neurociencia. Ya han ubicado la zona cerebral responsable del pensamiento intuitivo (hemisferio derecho en sincronía con el izquierdo), ya han registrado las distintas ondas cerebrales que acaecen cuando entramos en distintos estados de conciencia, ya han comenzado a implementar programas para el desarrollo de estas habilidades… y la cosa continúa.
Pero ¿qué es la intuición?

Todo lo que existe está envuelto en un campo de energía vital y creativa que le da sentido y el ser humano posee los sentidos adecuados para acceder a esta realidad más sutil, interpretar la información aquí presente y vehiculizarla de manera adecuada, encontrando nuevas respuestas creativas y generativas que impulsen el desarrollo y la evolución del saber humano“. Carl Jung

La intuición está directamente relacionada con la evolución de la conciencia humana.

A medida que el ser humano va desplazando su nivel perceptivo desde los sentidos sensoriales exteriores, encargados de percibir y permitirnos relacionarnos con la realidad física, hacia los sentidos interiores, sentidos más sutiles que nos permiten relacionarnos con esa realidad mayor y trascendente que nos envuelve y que somos, vamos encontrando nuevas maneras de ser y de estar y van emergiendo nuevas respuestas adaptativas que impulsan la propia evolución de la creatividad humana.”. Carl Jung

La intuición es el vehículo capaz de integrar ambas realidades, la exterior y la interior dentro de un marco perceptivo más amplio y coherente donde recuperar el sentido de sacralidad por la vida y desde donde comenzar a manifestar nuevas respuestas y comportamiento adaptativos de elevado nivel. La intuición está relacionada con esa parte eterna de nuestra conciencia, el alma y supone un canal que nos permite conectar con nuestra fuente de sabiduría interior, con nuestro poder creativo más elevado, movilizando la infinidad de recursos y energías arquetípicas que están presentes en nuestro interior.

La intuición tiene distintos grados de profundidad. Nosotros en nuestra escuela hemos dividido de manera didáctica tres niveles de desarrollo intuitivo.

El primer nivel tiene que ver más con el cuerpo, con la presencia y con el estado de atención alerta. Este primer nivel se despierta al activar y estimular nuestros sentidos físicos, los cinco sentidos sensoriales que nos permiten interactuar con el entorno, con la realidad física. La intuición está íntimamente ligada a nuestros instintos y sigue más o menos un principio impulsivo que nos empuja a actuar automáticamente ante la presencia de determinados estímulos. El primer paso para comenzar a funcionar más intuitivamente en este nivel es el de comenzar a relacionarte con la realidad de manera causal y no casual.

Cuando nos atrevemos a modificar nuestras creencias y a experimentar que nada de lo que nos ocurre es causa del azar sino de la sincronía comenzamos a relacionarnos de otra manera con este misterio que llamamos vida.

La creencia en la casualidad es una creencia que quita poder. Nos pone en una situación de víctima, de meras marionetas de las circunstancias, perdiendo así la posibilidad de disfrutar plenamente de la vida. Pero si nos atrevemos a cambiar esta creencia básica por una nueva, como puede ser “nada es por casualidad, todo tiene un sentido para mi vida“, estamos reclamando nuestro poder co-creador de la realidad. Si nada es casual todo lo que nos ocurre responde a un para qué y hay un porque. Y aprendemos y evolucionamos cuando respondemos a esas preguntas. Este para qué nos pone en dirección, activa nuestros recursos internos y externos y nos invita a fluir con la vida, estando atento a las señales que nos muestra, orientándonos por el camino más fácil para nuestro desarrollo. Este primer nivel intuitivo corresponde con nuestra naturaleza más animal y tiene a los instintos como fieles aliados para la conservación y el desarrollo evolutivo de nuestra vida.

La mejor herramienta para activar este primer nivel intuitivo es el movimiento físico. Danzas tribales, danza movimiento, danza contacto-intuitiva, Biodanza y fundamentalmente Indanza son las herramientas integrativas más adecuadas para comenzar a activar nuestra sensibilidad hacia la vida, nuestros instintos y nuestra intuitición.

El segundo nivel de desarrollo intuitivo implica un salto cuántico en la naturaleza de nuestra percepción. Implica ir más allá del aspecto físico para adentrarnos en el aspecto más emocional y energético de la existencia. En este segundo nivel emerge la inteligencia emocional de manera natural, esa capacidad que tenemos de percibir nuestras emociones, nuestros sentimientos y las emociones y sentimiento de los demás. La empatía, la capacidad de distinguir y discernir entre lo que es mío y lo que es del otro, el manejo emocional, la templanza, la serenidad son aspectos que se despiertan al desarrollar este segundo nivel intuitivo. En este nivel surge la transformación e integración de nuestra naturaleza más humana, nuestro ego. Y asociado al ego es necesario hablar del concepto de sombra o karma.

La sombra es el aspecto emocionalmente denso, asociado a nuestro ego (aunque también y en parte asociado a nuestra alma) que cargamos como consecuencia de la evolución de nuestra vida como almas. La sombra o karma es esa parte “inconsciente” que condiciona nuestro comportamiento y que se gesta no sólo en las experiencias que tenemos en esta vida sino también en nuestra experiencia previa como almas. Hay sombras que se forman en esta vida, en nuestras experiencias primarias al nacer (protovivencias) o durante nuestro desarrollo y hay otras sombras que vienen de nuestro linaje familiar y de nuestra historia evolutiva a lo largo de muchas vidas. Para desarrollar la inteligencia emocional e intuitiva de segundo nivel es fundamental disipar la sombra, transformar esa sombra para permitir que la luz del alma o de nuestra conciencia más profunda se unifique e integre con nuestro ego, con nuestra personalidad.

Este proceso nosotros lo llamamos de “sufrimiento eficiente” y es, de por sí, tremendamente transformacional porque nos abre a una nueva identidad más transparente a nuestro lado más trascendente. Supone una auténtica renovación existencial y una apertura profunda de nuestro corazón. Este proceso nos lleva a recordar quiénes somos y para qué estamos aquí. (“Re” -cordar viene de REvolver y “cordar”=cardio=corazón). La disolución de nuestra sombra nos permite ver sin filtros, totalmente abiertos a la información y a la energía que fluye constántemente, tanto en nuestra relación con nosotros mismos como con los demás y con el universo, con la realidad multidimensional de nuestra conciencia. Esto nos lleva al tercer nivel de desarrollo intuitivo.

La intuición de tercer nivel implica una relación constante con nuestra naturaleza como almas. Supone un salto integrativo con nuestra tercera naturaleza, nuestra naturaleza divina y eterna. De alguna manera comenzamos a ser canales diáfanos de la inteligencia de la vida, héroes de nuestras propias creaciones, de nuestra propia realidad. Al identificarnos plenamente con nuestra realidad profunda, esa realidad que está más allá de las formas, comienza a fluir una energía de amor, de paz y de compasión a través de nosotros. Es el fin del miedo.

En este nivel de desarrollo comienzan a activarse capacidades que antes eran llamadas extrasensoriales pero que realmente son capacidades sensitivas plenas y multidimensionales. Nuestros sentidos interiores dan un paso más y comenzamos a percibir aspectos más profundos de la matriz creativa de la vida. Podemos viajar en el tiempo, podemos percibir a seres de otras dimensiones de conciencia, podemos comunicarnos con los guías, con los espíritus, con los elementos de la naturaleza….

De alguna manera el chamán, el mago, el guerrero de la luz, el maestro, el sanador, el Cristo interno, el Buda interno… se revelan, se desvelan, se despiertan en el centro de nuestros corazones y surge el servicio incondicional hacia la vida y sus expresiones. La clarividencia, la telepatía, la comunicación multidimensional, la bilocación, los viajes astrales… se convierten en posibilidades factibles y posibles. Aquí comienza realmente el auténtico camino. En este tercer nivel simplemente SOMOS y hacemos aquello que fluye desde nuestro corazón. Como diría Joseph Cambell este tercer nivel representa el camino del héroe.

Todo este camino o proceso supone una regeneración transformacional de nuestra identidad humana. La tendencia evolutiva de la vida es hacia este tercer nivel. Los niños que vienen naciendo en esta última década ya vienen con estas cualidades intuitivas desarrolladas pero si no les damos el espacio armónico suficiente y los educamos consciente e intencionalmente para el manejo adecuado de estos dones pueden bloquear estas capacidades y caer en situaciones de riesgo para su desarrollo.

Este sencillo ejemplo explica someramente el proceso de la evolución del ser humano. Desde una identificación con las formas a una identificación más allá de las formas todos estamos llamados a transitar por este sendero estrecho, atravesando nuestra sombra con confianza y fe para poder saber lo que realmente es la luz. Y todo esto ocurre más allá de las palabras, más allá de nuestra tendencia a pensar y a comprender intelectualmente lo que nos pasa.

Basado en textos sacados de: http://habasis.blogspot.com.ar/

.

PD: No crean todo lo que leen, busquen en sus corazones el indicio y la vibración que les confirme la verdad y el sentido de las afirmaciones que aquí y en otros lados se realizan! Recuerden que dentro de uds. está toda la sabiduría necesaria!

p style=”text-align: justify;”a href=”http://www.lawebdepedro.com.ar/2012/06/la-intuicion/sxum/” rel=”attachment wp-att-2277″/p

About Pedro

En la busqueda de mi mismo...
This entry was posted in Ciencia, Espiritualidad, Nueva Conciencia y 2012 and tagged , . Bookmark the permalink.

Deja un comentario