Desapegarse

Se preguntan que deben desapegar…

¿Se preguntan por qué se les dificulta volar, fluir, disfrutar?

Están atándose a cosas que no les permiten avanzar, como pequeñas e indefinidas anclas que los estancan en sus realidades y les inhiben en su andar. Estas cosas o circunstancias son los apegos, que les producen inestabilidad sobre todo emocional y eso para ustedes es perder el control. Y perder el control es algo que les resuena mal cuando simplemente deben dejar que las cosas se acomoden solas, recuperar la fe y dejarlas en manos de Dios, que es en ustedes mismos, para cumplir con sus compromisos y sus designios, y para dejar de cargar con cruces que no les pertenecen.

Pregúntense ¿porqué no están queriendo liberarse? ¿Porqué habitualmente necesitan de la mano de otro para sostenerse si ya han aprendido a caminar?

Este es el punto en el que ustedes tienen que trabajar intensamente por estos tiempos, aprender a soltarse de las cosas y también de las imposiciones que les han inculcado desde hace tanto tiempo para controlarlos y así limitarlos, impidiéndoles que puedan ser libres, lo cual es su derecho divino y una gran herramienta.

Los apegos son los lazos que mantienen con las cosas que alguna vez les han dado seguridad y que se están resistiendo a soltar. Los más conocidos y más conscientes son todas aquellas cosas materiales, todo aquello que les costó tanto sacrificio conseguir, lo mas físico y contundente, lo más fácil de ver e identificar. ¿Es justo tener que desapegarse de esto? Piensen que sería menos problemático para ustedes que persista en sus vidas o que no y desapeguense de la opción que los haga más infelices. Piensen en aquello que puede permanecer en su elevación o incluso, en su propia desencarnación.

Pero estos apegos evidentes, no son el problema mayor. Están los otros, aquellos que tienen con los conflictos del pasado o con las personas y que han activado en sus psiquis más profundas, los mecanismos de defensa a los cuales se aferran para no perder, para no sufrir sin darse cuenta de que en realidad se están perdiendo de cosas maravillosas que tal vez no les llegan porque no les están dando el espacio suficiente.

Suelten las anclas que también son culpas y la culpa es el domino de otros por sobre ustedes mismos pues quienes los hacen sentir culpables, los están tratando de controlar.

Suelten relaciones que ya no los hacen felices ni los potencian, deben dejar de refugiarse en la angustia simplemente porque están erróneamente enseñados a que hay que sostener en el tiempo y que eso es cuidar. Eso es conservar y los sentimientos deben germinar, crecer y madurar, no pueden guardarse y que queden intactos. Respeten los fines de ciclo, así podrán automáticamente comenzar con otro. Suelten a sus seres queridos que han partido pues ellos ya han cumplido y en donde están, deben seguir con sus destinos. Deben cumplir con determinadas pautas que tal vez sean incomprensibles para ustedes en esta tercera dimensión, pero es imprescindible liberarlos para que puedan seguir.

Amados hijos, las angustias, los estados de alteración, todo esto que están viviendo y que los desestabiliza, no son más que pruebas para que equilibren el poder que tienen haciendo uso de su derecho universal que es el libre albedrio.

Los acompaño en este proceso y en la luz, con mucho amor,

María, madre de los milagros

.

PD: No crean todo lo que leen, busquen en sus corazones el indicio y la vibración que les confirme la verdad y el sentido de las afirmaciones que aquí y en otros lados se realizan! Recuerden que dentro de uds. está toda la sabiduría necesaria!

About Pedro

En la busqueda de mi mismo...
This entry was posted in Canalizaciones, Espiritualidad and tagged , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.