Navegando las Etapas de la Limpieza Emocional

¿Alguna vez se han encontrado en medio de un problema emocional doloroso y no han podido encontrar la salida? ¿Alguna vez han tenido esos momentos cuando pensaron que ya habían terminado de limpiar algo, solo para encontrarse de vuelta en lo mismo? Yo he pasado por esto y no sé ustedes, pero yo considero la limpieza emocional como algo espeluznante. Es como intentar encontrar su camino a través de una jungla llena de arenas movedizas y profundos hoyos cavernosos – uno necesita un mapa realmente bueno y detallado…
A través de mi niñez y a lo largo de mi madurez, me quedé atrapada en las arenas movedizas muchas veces, porque no sabía cómo navegar las etapas de la limpieza emocional. Entonces ¿cómo nos movemos a través de las etapas de la limpieza emocional? ¿Y qué es eso exactamente?

Limpieza Emocional

La limpieza emocional es el proceso por el cual quitan las capas de sus bloqueos emocionales, transmutando energías densas de ira, vergüenza, culpa, etc. contenidas en cada capa, llevando todo esto hacia la compasión. Esas capas se mantienen reprimidas y selladas en nuestro cuerpo emocional, hasta que son liberadas para salir a la superficie (detonadas hacia la acción), a través de los conflictos que se atraviesan en nuestro camino. En ese punto nos volvemos conscientes de ellas.

Las Etapas de la Limpieza Emocional

Una vez que las energías anteriormente contenidas dentro de una capa han alcanzado la superficie, comenzamos el proceso para limpiarlas. Esta limpieza involucra un movimiento a través de una serie de etapas que nos permiten liberar física y emocionalmente esas energías de nuestro cuerpo, mientras que al mismo tiempo, integramos el miedo que está en la raíz y aprendemos la lección concerniente. ¡Guau! ¡Esa fue una oración larga!

Algunas veces la limpieza es suave porque las energías estancadas son suaves, pero otras la limpieza es muy dolorosa, escalando hasta una explosión de conflicto con alguien. Permítanme decir que sin importar si es suave o fuerte ¡no es fácil! ¡Es como intentar escalar uno de esos hoyos sumamente profundos!

¿Por qué querríamos hacer una limpieza emocional?

Esa es en verdad una muy buena pregunta. Existen muchas recompensas en la limpieza emocional. Una es la ascensión – debemos aligerar nuestros cuerpos con el fin de ascender y podemos hacer esto a través de la liberación de viejas energías estancadas que lo hacen denso. Lo hacemos con el fin de tener relaciones mejores y más satisfactorias. Lo hacemos con la intención de tener una mayor salud mental y emocional.

Gracias a meses y meses de lecciones dolorosas con mi esposo Shaun, finalmente he aprendido a navegar las etapas de la limpieza emocional – cuando menos lo suficiente como para escribir este artículo. Todo lo que puedo decir es que bendito sea el corazón de Shaun por mantenerse a mi lado. ¡Esto ha sido un reto por decir lo menos! Limpiar con nuestra pareja puede ser muy frustrante, porque estamos siendo forzados constantemente a mirar un espejo de nosotros. ¡No podemos escaparnos! Una y otra vez demandamos saber por qué acordamos este dolor y agonía. Una vez que nos damos cuenta de que esto es un proceso y lo vemos desde una perspectiva superior, somos capaces de avanzar con un poco más de facilidad y gracia cada vez.

El Proceso

El proceso de limpieza emocional nos lleva desde una perspectiva de tercera dimensión, todo el camino hasta la perspectiva multidimensional en donde podemos transmutar la emoción fuera de nuestros cuerpos físico y emocional. Esto comienza con nuestro *Niño Interior (NI) que es detonado para reaccionar, y termina con nosotros encontrando la comprensión superior y multidimensional del problema emocional a la mano.

En caso de que no estén familiarizados con el niño interior, estoy hablando de ese pequeño niño o niña dentro de cada uno de nosotros y aunque el o ella se comporten tal como un niño pequeño, su verdadero trabajo es proteger nuestros cuerpos físicos del daño. El niño interior hace esto a través del miedo, pero ese miedo se vuelve desequilibrado cuando él o ella comienzan a dominar nuestras emociones con ese miedo.

También, tengan en mente que puede ser que no sepan lo que está ocurriendo hasta que se acostumbren a pasar a través de la limpieza emocional y reconozcan que algo se está detonando y aún así en las primeras etapas (más o menos de la 1 a la 4) son inconscientes por lo general.

Etapa 1. El Detonador

Lo primero que sucede cuando surge un problema es que mi Niña Interior (yo) es detonada. “Los detonadores” están en nuestras vidas para hacer surgir sentimientos indeseables desde viejos problemas emocionales medulares que no hemos podido limpiar en el pasado. Un detonador puede ser cualquier cosa que provoca sentimientos de ira, culpa, vergüenza o cualquier otra emoción “negativa”. Me hace saber que se ha cruzado un límite o que una vieja herida todavía está enterrada profundamente dentro de mi. Puede ser una persona o incluso una situación (como que me pisen un dedo) eso me detona y siempre lo se porque reacciono.

Algunas veces la reacción es suave, como una emoción sutil y/o una sensación física, pero siempre existe algún grado de reacción física o emocional (o ambas), aunque sea solo un rápido latir del corazón durante pocos segundos.
Cuando limpio un bloqueo emocional, normalmente limpio una o más capas del problema emocional medular, dando como resultado que el detonador me afecte cada vez menos y menos. Una vez que limpio totalmente el problema, el detonador se desvanece como si nunca hubiera estado allí.

Etapa 2: Identificando el Detonador a través de la Ira

Cuando reaccionamos ante un detonador, reaccionamos, en el nivel más básico, con miedo, porque el miedo es la emoción de menor frecuencia. Algunas veces literalmente estaba asustada y puedo haber incluso sentido vergüenza o culpa, pero por lo general reacciono con ira. ¿Por qué ira? Mi Niña Interior ha sido herida y ella expresará esa herida con ira, con el fin de protegerme para no sentir esta herida. Piensen en esto como en un escudo que intenta evitar que continúe el dolor, tomando una acción ofensiva. ¿Alguna vez han escuchado que “la mejor defensa es una buena ofensa”? ¡El Niño Interior así lo piensa!

Tanto Shaun como yo tenemos un problema medular que involucra el abandono y siempre actuamos entre nosotros como un detonador primario en relación a este problema. Por ejemplo, cuando Shaun detona mi problema de abandono, casi siempre reacciono primero con ira. El escenario generalmente sucede así: Yo tomo la decisión de hacer algo y se lo expreso. El hace algún comentario y yo le digo que está tratando de controlarme y me enojo mucho. Pero algunas veces, siento emociones más sutiles, como miedo o culpa. La razón por la que son más sutiles, es porque mi Niña Interior realmente no quiere sentir esas emociones (que están en una frecuencia inferior a la ira), entonces usa la ira como nuestra defensa y ofensa primaria.

Algunas veces estoy extremadamente enojada antes de darme cuenta siquiera de que he sido detonada. ¡Es como si estuviera en el piloto automático del Niño Interior! Pero entre más experiencia tengo me doy cuenta que puedo identificar más pronto el detonador.

Etapa 3: Proyectar e Inculpar

Una vez que mi Niña Interior está lo suficientemente enojada, ella tomará este escudo de ira y desviará los sentimientos de vuelta hacia la otra persona, culpándola. De esta forma mi Niña Interior y yo no tenemos que tomar responsabilidad por crear nuestra propia realidad, por ejemplo, el dolor que estamos sintiendo. ¿Pueden creer que en el pasado he culpado a Shaun cuando me he golpeado sola el dedo, cuando él estaba en otra habitación de la casa? Bueno, lo he hecho porque no podía soportar el dolor de tomar responsabilidad. Este fenómeno tan interesante también se llama proyección.

Entonces, usando el ejemplo de mi problema de abandono, cuando yo proyecto hacia Shaun cuando estamos teniendo un “detonador de abandono”, yo lo señalo a él y le digo que me está controlando y que por eso yo me siento miserable, triste, enojada, etc. Mi Niña Interior no está dispuesta a reconocer que este es NUESTRO problema en este punto, por lo que tratamos de hacerlo problema de Shaun hasta que estemos listas para tomar responsabilidad.

Etapa 4: Reacción, Proyección y Culpa por un Detonador

Una vez que he reaccionado y he culpado al “detonador”, ellos generalmente reaccionarán también, sintiéndose heridos y señalándome a mi. Esto usualmente resulta en una discusión que puede durar pocos minutos o varios días, dependiendo de qué capa del bloqueo estoy intentando limpiar. ¡Pueden ver que vicioso es este círculo!
Por ejemplo, una vez que exploté en la cara de Shaun, él reacciona y explota en la mía. Su Niño Interior no está dispuesto a encargarse de mi dolor y si él tiene dolor involucrado, tampoco quiere tomar responsabilidad por el suyo. Entonces él me señala y continuamos haciendo esto hasta que nos cansamos de discutir.

Vale la pena mencionar que si alguien ha estado limpiando las emociones conscientemente durante un tiempo, entonces puede reaccionar diferente. Me estoy refiriendo a que uno puedo ver venir conscientemente el detonador y elegir reaccionar de forma distinta. Esto significa que ya casi han limpiado el bloqueo. Pero no se golpeen si no están aquí todavía – ¡los viejos hábitos son duros de matar! Créanme ¡YO LO SÉ!

Etapa 5: Expresando y Liberando la Ira

Esta es la etapa cuando usualmente comienzo a contenerme y veo junto con mi Niña Interior lo que está pasando. Quiero enfatizar fuertemente que todas estas cosas aparentemente “negativas” ¡están bien! Sus sentimientos son válidos y está bien dejar que su Niño Interior exprese y reaccione de una forma apropiada, por ejemplo, expresando sus sentimientos sin lastimarte a ti o a otros. Pueden necesitar hacer acuerdos con su Niño Interior en relación a la expresión para que ambos se sientan a salvo haciéndolo.

También es muy importante que se expresen tanto verbal como físicamente, con el fin de sacar la energía tanto del cuerpo físico, como del emocional. He encontrado muy útil gritar así como escribir lo que yo llamo “mentar y desahogar”. Esto puede ser tan suave como una queja o tan explosivo como una bomba de neutrones, con palabras por supuesto. Pueden hacer esto de una forma y en un lugar que sean cómodos, pero si eligen desahogarse con alguien en particular, es sabio preguntarles si pueden descargarse con ellos antes. Si no lo hacen, pueden reaccionar con ira.

También encuentro apropiado usar un objeto físico, como un bat de plástico o un cojín y después golpeo mi cama o el suelo con ellos. Yo recomiendo cualquiera de estos porque no me lastiman ni lastiman a otros (o mis posesiones) al golpear algo suave con algo suave. Cuando termino de expresarme siempre lo sé porque me siento más ligera. Si no sé que ya terminé, entonces continúo hasta que sé que he terminado.

No puedo enfatizar lo suficiente aquí que lo principal que hay que tener en mente es que está BIEN expresar tu ira, etc. Y no censurar a tu Niño Interior de ninguna forma en relación a sus sentimientos o pensamientos. Permite que tu Niño Interior exprese sus sentimientos y valídalos con algo como “¡Te escucho!” o “¡Vamos!” Al abrazar y permitir esta expresión “oscura” serás capaz de integrar mucho más rápido el miedo y la ira que estás experimentando.
Por supuesto, durante nuestras discusiones iniciales Shaun y yo siempre liberamos alguna ira. Algunas veces todavía nos sentamos durante una hora y nos gritamos uno al otro. Hemos mezclado sentimientos sobre esto más tarde, porque mientras ambos nos apenamos por lo que ha pasado, ¡los dos nos sentimos mucho más ligeros y mejor! Pero otras veces tenemos que salir solos y expresar la ira y yo siempre hago lo que recomiendo arriba.

Etapa 6: Encontrando y Reconociendo al Espejo

En esta etapa comienzo a dar un paso atrás y me doy cuenta de que tengo un problema con la otra persona y empezamos a procesar conscientemente expresando cómo nos sentimos. Lo óptimo es cuando ambos nos involucramos en esto, pero si tengo que continuar sin la participación del otro entonces está bien. Sepan también que este paso del proceso se lleva una cantidad indefinida de tiempo, dependiendo del nivel de comunicación que tenga con mi Niña Interior. Usualmente comenzamos con un proceso intelectual y terminamos con mi Niña Interior expresando sus verdaderos sentimientos emocionales que están en el centro del detonador. Esa es mi meta – la expresión verdadera y honesta de mis emociones.

Este es el lenguaje de mi Niña Interior.

Una vez que puedo ser honesta conmigo, estoy lista para mirar el espejo y adueñarme de esa imagen. Encontrar el espejo, o verme a mi misma en la otra persona, siempre me muestra cómo he tratado a mi Niña Interior. Adueñarse del espejo significa que estoy lista para tomar plena responsabilidad por mi dolor y mis acciones. Significa ser brutalmente honesta conmigo misma y con los otros, incluso si duele. Entonces en mi ejemplo, yo dije que Shaun era controlador, etc., pero ahora puedo ver cómo he controlado a mi Niña Interior y no la he dejado expresarse o ser lo que realmente es porque tengo miedo de que Shaun me abandone. Ahora eso es algo duro de tragar y para ambos de nosotros, porque mi Niña Interior teme que la voy a abandonar. Hmmm… ¿ven un patrón aquí?

Etapa 7: Limpiando el Espejo, Tomando Responsabilidad y Validando el Dolor

Es aquí en donde uso herramientas multidimensionales para “obtener” la lección, tomar responsabilidad y liberarme a mi y a la otra persona de la culpa. Esto es lo que llamamos “limpiar el espejo”. Las herramientas que uso son multidimensionales, conocidas como las 7 claves de la Compasión. Yo uso la Fórmula de la Compasión (la primera clave) y la Clave de la Compasión (la segunda clave), para limpiar el espejo ¡Y funcionan de maravilla! Usando estas herramientas siempre soy capaz de ver la perspectiva superior y una vez que lo hago sonrío de oreja a oreja con gratitud por la persona que es mi detonador y siempre quiero agradecerle por su papel en la lección. Una vez que puedo hacer esto, sé y siento que ¡ya lo logré! ¡Después me puedo felicitar por pelar otra capa de mis problemas emocionales!

Una vez que tengo la lección y soy capaz de tomar responsabilidad por mi parte en el punto del problema, soy capaz de validar el dolor y la herida de la otra persona. Validación significa ser capaz de pedir disculpas por el dolor que he causado a la otra persona con mis acciones sin ninguna excusa o sin defender mi comportamiento.
Yo le hablo al dolor describiéndolo como si me estuviera sucediendo a mi. Este es un paso importante y solo puede ser alcanzado después de que puedo conectarme emocionalmente con el dolor de la otra persona. En el ejemplo del conflicto entre Shaun y yo, esto es lo que le digo, “Shaun, siento mucho haberte acusado por intentar controlarme. Siento mucho no haberme acercado a discutir mi idea antes de tomar una decisión. Siento mucho no haberte tratado como una pareja y debido a mi determinación de que sea a mi manera, te acusé de intentar controlarme… ¡que era lo que yo estaba haciendo! Y por lo tanto siento mucho el dolor que causó mi acusación.”

Tengo que hacerles saber que los escuché y los sentí repitiendo la razón por la que ellos están heridos y disculpándome por causar el dolor. No importa si tenía la intención de causar dolor o no – si puedo sentir su dolor siempre soy capaz de validarlo. Y la mayor parte del tiempo, todo lo que la otra persona desea escuchar es que siento mucho haberla herido. Sepan que esto no incluye ninguna promesa de cambiar mi comportamiento – Simplemente estoy validando su dolor.

¿Pero qué pasa si me doy cuenta de que no puedo validar el dolor y la herida del otro? ¿Qué hago entonces? Tengo que regresarme y hablar con mi Niña Interior porque se que ella me está bloqueando para que no sienta el dolor del otro. ¿Por qué? Porque teme que la voy a abandonar si siento el dolor de Shaun. Ella me bloquea para no sentir el dolor de Shaun porque es un tipo o nivel de dolor que yo le he dicho que nunca quiero sentir… por lo tanto el bloqueo. Entonces hago un acuerdo con mi Niña Interior de que no la voy a abandonar si siento los sentimientos de Shaun. Me doy cuenta cuando está de acuerdo porque comienzo a sentir el dolor de la otra persona… en este caso el dolor de Shaun.

Entonces eso es todo… esas son las etapas de la limpieza emocional. El solo hecho de conocer estas etapas y saber qué esperar me ha dado mucho alivio cuando estoy en medio de mis problemas. Cada vez que paso a través de ellos los resuelvo un poco más y soy capaz de gatear un poquito más rápido para salir de mi hoyo proverbial. Es mi esperanza que con este artículo tengan un mapa suficientemente claro para navegar a través de su jungla de limpieza emocional y encuentren la forma de salir de sus hoyos emocionales.

Nicole Canter

.

PD: No crean todo lo que leen, busquen en sus corazones el indicio y la vibración que les confirme la verdad y el sentido de las afirmaciones que aquí y en otros lados se realizan! Recuerden que dentro de uds. está toda la sabiduría necesaria!

/strong

About Pedro

En la busqueda de mi mismo...
This entry was posted in Espiritualidad and tagged , , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.