¡Hagamos un Milagro!


Esta semana entramos al mes de Aries, el primer mes en el calendario astrológico y de acuerdo a los kabbalistas, un mes en el cual utilizamos la fuerte energía abrasadora que está disponible para crear milagros.

¿“milagros”?

Por definición, un milagro significa algo que va más allá de los límites de la naturaleza. Esto quiere decir que si queremos que algo cambie en nuestra vida y queremos que las cosas sean diferentes, entonces necesitamos ir más allá de nuestra naturaleza.

Esencialmente, la clave para crear milagros es dar un paso extra cuando es difícil hacerlo: cuando estamos muy cansados para ofrecer voluntariado, cuando no tenemos ganas de salir y estar con otras personas, cuando simplemente no podemos reunir las habilidades para sonreír y ser amables con alguien más… Pero justamente cuando salimos más allá de nuestra zona de confort en momentos como estos, es que podemos también esperar que el universo haga lo mismo por nosotros.

Puede tomar menos de 10 minutos de nuestro tiempo cambiar la vida de una persona. Por ejemplo, cuando sabemos que alguien está desesperado o en depresión, podemos tomar el teléfono y simplemente decir “estaba pensando en ti y quiero que sepas que tienes un amigo”. Palabras tan simples, cuando son dichas desde el corazón, pueden cambiar el día, el mes o incluso el año de esta persona. La belleza de esta acción está en que también puede crear un milagro en nuestras vidas, sencillamente porque hicimos el esfuerzo de llamar.

La regla espiritual es que para recibir una bendición, necesitamos una vasija en la que ésta pueda descansar. Lo que quiere decir esto es que somos responsables por la creación del espacio de nosotros para que la Luz entre. Podemos hacerlo al quitarnos a “nosotros mismos” del medio, al limpiar el espacio dentro de nosotros.

Podemos aplicar esta idea en muchas áreas de la vida. Por ejemplo, las personas por lo general me preguntan sobre las relaciones: “¿Por qué no puedo encontrar al indicado?”, dicen. Mi respuesta para ellos es siempre: “Tal vez no creaste el espacio para el indicado”. Cuando estamos atascados, cuando nos aferramos a algo o a alguien, o cuando nos sentimos deprimidos, estamos simplemente muy ocupados en “nosotros mismos”. No creamos el espacio.

Cualquiera que sea la circunstancia, está en nuestras manos crear el cambio.

Particularmente en está época del año en la que hay tanta esperanza por la libertad y la Luz, tomemos la oportunidad de crear un milagro (ya sea grande o pequeño) en el cosmos. De esta manera, podemos ir al siguiente nivel de nuestra alma, encontrando sinceridad y amor real por la humanidad.

PD: No crean todo lo que leen, busquen en sus corazones el indicio y la vibración que les confirme la verdad y el sentido de las afirmaciones que aquí y en otros lados se realizan! Recuerden que dentro de uds. está toda la sabiduría necesaria!

About Pedro

En la busqueda de mi mismo...
This entry was posted in Espiritualidad, Libros, Mensajes y Reflexiones and tagged , . Bookmark the permalink.

Comments are closed.